Serios Defectos

La nueva serie –sobrenatural– de la NBC Believe, sin duda, tiene muchas cosas que podrían colocarla como la nueva Héroes (sin poderes creados por una poción). Sin embargo, ha decidido irse por la narrativa sencilla y usar el gag común de “un caso por semana” que usan normalmente las series de Doctores y Detectives que, para efectos de esta serie, se ve muy forzado.

En el capítulo de esta semana, Defection, (1×04) vemos a Tate y Bo corriendo por NY (justo como el capítulo pasado) huyendo de la policía y de los científicos malos (justo como el capítulo pasado) mientras que Bo trata de resolver la vida de cuánta persona se le cruza. En este caso, una pareja que la guerra separó.

No encuentro ninguna diferencia con la historia de la semana pasada por lo que optaré por usar palabras random para describirlo: Correr, esconderse, hablar con extraños, correr, Flashback, poderes telekineticos, persecución, policía, sanos y salvos. Justo como el capítulo pasado.

Algo que seriamente debemos hablar.

Quiet Minds? Seriously?

Mi primera entrada va por cuenta de una serie que hace mucho dejó de ser buena pero –como buen gusto culpable– aún sigo viéndola domingo a domingo: Once Upon A Time.

El capítulo de esta semana Quiet Minds (3×15) no pudo haber sido más imposiblemente ridículo que el resto de la temporada (especialmente después de su regreso en este mid-season) pero, aún así, lo fue.

La historia de esta semana gira en torno a Belle y Neal (1 año antes de su maldición de 1 año (WTF?)) buscando la forma de regresar a la vida a Rumplestilstkin. Con la ayuda de Lumiére (sí, la lámpara parlante de la película de Disney con muy malos efectos) logran descubrir cómo, no sin antes percatarse que todo es plan de Zelena The Wicked Witch (oh, bugger).

Este capítulo significa el regreso de Neal a StoryBrook y, para quienes ñoño han visto, es un gran Big Deal. Nos lo llevan prometiendo desde hace 4 capítulos y –sin spoilers– no es tan maravilloso como parece. Su historia de regreso es resultado de la misma fórmula que lleva usando ABC desde la teórica pasada: resolver todo con magia.

Verán, si hay algo que me gusta en las series es cuando elaboran todo un universo que se construye –y desarrolla– con sus propias reglas. OUAT solía tener esa magia en la primera temporada pero, ahora, parece que todas las reglas que colocaron inteligentemente, en ese momento, ya no tienen relevancia y ahora todo parece resolverse como por acto de magia. Eso le quita credibilidad y emoción a la serie. Incluso la vuelve algo condescendiente y predecible.

Me encantaría sufrir y enamorarme con el amor de Emma y Neal pero desde la inclusión del (sensualísimo) Hook y la persistente idea de aparecer y desaparecer el ex-novio de Emma nomás porque sí me ha hecho perder todo interés.

Para todos los que siguen (como yo) viendo la serie por costumbre, ¿qué les pareció la inclusión de Neal? Hasta para mi fue predecible.

Seriamente, tenemos que hablarlo.

Una serie de cosas por contar

Pues me sugirieron la idea de abrir un blog donde hablé de las series que me encuentro viendo actualmente y me pareció muy plausible (total, no tengo una tesis que acabar). Así que, pues nada, les doy la bienvenida a este mi quincuagésimo Blog.

La dinámica es la siguiente:
Haré una entrada de cada capítulo que veo cada día (una o dos horas después de su lanzamiento en EU). Todo esto con la intención de escribir sobre algo que me gusta y, de paso, hacer algo diferente. Así que, ¿comenzamos?