La dicotomía de lo moral en el cine

Ayer fui a ver el nuevo (y refrito) remake de TMNT. La verdad es que no esperaba nada de ella. Sabía que era un capricho más de Michael Bay y que, por supuesto, debería contar con sus dosis de explosiones, mujeres cosificadas y exceso de cámara lenta. No estaba en lo incorrecto.

Sin embargo, me dejó pensando en muchas cosas, ¿Por qué Megan Fox parece una estatua al botox cuando todavía es una muchachita guapa?, ¿Por qué Shredder parece más un robot deshumanizado que en un ninja? y ¿Qué diablos hace Will Arnet queriendo coquetear con Megan Fox? Pero, sobre todas esas importantes dudas, me surgió una gran interrogante ¿De dónde viene la maldad malísima de los malos y la bondad buenísima de los buenos?

En TMNT vemos a los malos hacer cosas de malos y a los buenos hacer cosas de buenos todo el tiempo. Pareciera que la razón por la que Shredder es malo porque debe ser malo y que April y las Tortugas Ninja son buenos porque tienen que ser buenos. Shredder necesita apoderarse de Nueva York para ser el villano más maloso de toda la ciudad y las Tortugas Ninja necesitan ser defensores de los indefensos para ser los vigilantes bondadosos que la comunidad necesita, sí. Pero ¿y eso a qué nos lleva?

Me queda claro que las razones de fondo de tanta bondad y maldad tampoco se manifiestan, de gran manera, en la caricatura original pero ¡Vamos! estamos en el 2014. Los guionistas podrían esforzarse un poco más para que los personajes gozaran más profundidad o, por lo menos, motivos suficientes para argumentar sus acciones en lugar de explicarse así mismos en un loop infinito de actos buenos/malos.

Lo mismo sucede en otras películas de acción como Avatar, donde los humanos villanos se muestran como criaturas desalmadas que no buscan otra cosa que satisfacer sus necesidades, y ambiciones, mientras los héroes son bondadosos, triunfadores y arriesgados. Me resulta imposible pensar que los actos de cualquier individuo aparezcan como resultado de una espontaneidad y no como una cadena de sucesos claros y explicados.

Por supuesto, no se necesitan de tres precuelas (como es el caso de los Episodios I, II y III de Star Wars) para entender el pasado y la psicología de los protagonistas de un filme pero sí se agradecería un esfuerzo mayor para permitirnos entender el leitmotiv de los personajes con los que hemos decidido pasar por dos horas (al menos) de nuestro día.

Si los estudios se desviven por antropomorfizar a sus personajes/aliens/mutantes/ y brindarles características que definen a los humanos por excelencia, ¿por qué no darles un poco de matiz a sus personalidades? Las personas no estamos ligadas intrínsecamente a los actos puros de maldad/bondad. Al contrario, contamos con una gama de borrosidades muy amplia que nos permite tomar decisiones correctas e incorrectas y de donde se despliega una serie de consecuencias que nos afectan directamente.

No sugiero que conviertan una buena película de acción en un drama de amplias profundidades pero, al menos, pido que los señores productores confíen un poco más en sus audiencias y den ese salto entre un”las cosas pasan por que sí” a “las cosas no son tan simples”.