Archivo de la categoría: Cultura Pop

El concepto del amor ha cambiado en las series.

El concepto del amor, y el acto de amar, ha cambiado. Es oficial, la era de las series de románticos empedernidos ha llegado a su fin. Con el (muy debatido) final de  ‘How I Met Your Mother’ del año pasado se cerró el ciclo de los enamorados, que creen en el amor de toda la vida, para dar paso a los inconformes con la vida que casualmente cruzan su camino con el amor.

Series como ‘Catastrophe’ y ‘You’re The Worst’ son el vivo ejemplo de lo que planteo. En ellas, dos personas se conocen, comparten un momento de pasión y, por circunstancias ajenas a ellos, terminan regresando el uno con el otro. La situación no se da por si misma, ellos son forzados a pasar su tiempo con la otra persona, en contra de su voluntad,  enfrentando sus miedos e inseguridades.

the-43-worst-people-at-every-wedding

Es cierto que los tiempos cambian y, con ellos, las series. Lo que ahora vemos en la televisión es sólo un reflejo de la forma de actuar de la sociedad en la actualidad. Muchas más personas le tienen miedo al compromiso, a pasar el tiempo con alguien más que no sean ellos mismos, a entregarse a alguien.

Cuando en series, como ‘How I Met Your Mother’ o ‘Mike And Molly’, el amor es la fuerza que  mueve a los protagonistas a ser mejores personas, en ‘You’re The Worst’ es una fuerza mayor a su voluntad, algo que no pueden controlar y que, por supuesto, les asusta. En estas series vemos cómo los protagonistas traducen el amor a un peligro a su comodidad. Sus muros caen por completo y no saben qué hacer con ello.

how-i-met-your-mother-alternate-ending

Ahora ya no vemos situaciones incómodas entre dos personas destinadas a estar juntas, lo único que tenemos son situaciones incómodas; los discursos aspiracionales fueron reemplazados por miradas perdidas y llenas de inseguridad; los momentos de pasión juntos ahora son tomados por las noches de placer carnal. El discurso alrededor del amor (y las formas de amar) han cambiado.

El amor ya no es la razón de vivir, es parte del camino que debemos tomar en nuestras vidas. Las personas enamoradas ya no son modelos aspiracionales, ahora son compañeros de vida . Las prácticas que rodean al acto de amar ya no son sencillas e irreales, son difíciles de alcanzar . Lo que antes se vivía desde dentro, ahora se ve desde fuera, detrás de un cristal de protección que nos separa de ello.

Este discurso es tan recalcitrante, y permanente, en las historias actuales que ni series como ‘Manhattan Love story’ (malhecha y mal dirigida, por cierto), o  ‘A To Z’, tuvieron cabida dentro de la audiencias estos últimos años. Su conceptualización del amor ya no tuvo cabida en el actuar de la sociedad actual.

La gente ya no quiere ver esto. Ahora los personajes ya no son perfeccionados por el amor, al contrario, ahora son imperfectos, corruptos, reales. La época de fantasía, donde el amor reinaba la vida de las personas, ha terminado. La era de las personas imperfectas, que buscan algo más allá del amor, ha llegado a tomar su lugar. Y eso no está mal.

tv_review

Así es el camino que ahora hemos decidido tomar: uno donde todos somos conscientes de que el amor no resolverá nuestras vidas, sino que tendremos que ser nosotros los que tomemos las riendas de las mismas, que nos hagamos responsables de nuestros actos.

La televisión actual habla por los que tenemos que estar a gusto con nosotros mismos antes de aceptar a otra persona en nuestras vidas, que tenemos que confiar en nuestras propias habilidades, y reconocer nuestros defectos, antes de confiar en entregar nuestro corazón a alguien más.

El concepto del amor, y el acto de amar, ha cambiado. Ya no es el fin de nuestras vidas, sino uno de los medios principales para alcanzar todas nuestras metas. El concepto del amor ya no significa amar por amar, sino amar para poder amar.

 

De Reboots, remakes, secuelas y películas originales.

Vivimos en una época donde las audiencias están acostumbradas a que Hollywood los apabulle con remakes, reboots y secuelas año con año. Sería un tremendo error si me encargara de generalizar al asegurar que ninguna de ellas es buena o, en caso contrario, todas son muy buenas. Lo que es cierto es que el monstruo fílmico se ha ido quedando sin ideas poco a poco, cada vez existen menos ideas originales y más historias recicladas.

Sólo hace falta echar un vistazo a la cartelera actual para encontrarte con el remake de ‘Poltergeist’, las secuelas/reboots de ‘Terminator’ y ‘Jurassic Park’ y la (pronto a ser estrenada) secuela-ish de ‘Despicable Me’: ‘Minions’. No es mentira asegurar que la mayoría de las grandes casas productoras apuestan más por productos audiovisuales que atraigan permanente a las audiencias y, con ello, más dinero.

Las audiencias, por otro lado, somos fanáticas del recuerdo. De toparnos con elementos intrínsecos ligados a nuestra infancia o juventud. Por eso seguimos consumiendo este tipo de historias, nos emociona encontrar easter eggs claves de nuestras películas de culto preferidas bañadas, y cubiertas, en capas de tecnología actual.

La nostalgia atrae y su uso en los remakes/reboots/secuelas es irrefutable. Si no estuviéramos seguros que en ‘Jurassic World’ no se haría ni una sola mención del antiguo ‘Jurassic Park’ no se llenarían las salas de la forma en que sucedió en esta ocasión, lo mismo sucedería si no supiéramos que Schwarzenegger usaría una línea característica del T-800 en ‘Terminator: Genisys’.

terminator-genisys-script-matth-smith-character-620x350

Con esto no pretendo decir que estas opciones narrativas sean necesariamente malas. Algo que siempre agradeceré como cinéfilo devoto es que siempre haya opciones (bien o mal hechas) por disfrutar en cartelera.

Agradezco más que dichas historias traten de modificar un poco el mythos original de la saga para poder plantear nuevas situaciones (Jurassic World, Mad Max: Fury Road, Terminator: Genisys) comprobando que no todas las casas productoras dan por sentado a sus audiencias.

Los tiempos, sin lugar a dudas, cambian. Las ideas originales ya no se encuentran en el Hollywood de los 80, ahora es más factible verlas reflejadas en el cine independiente. Aquel que se preocupa más por contar una buena historia que obtener una entrada fuerte de dinero en taquilla.

normal_welcometome_poster_001

 

El problema de estas cintas es su (muy) limitada distribución. En Estados Unidos son estrenadas (la mayor parte de las veces) en muy pocas salas, mientras que en México es muy raro que siquiera hagan una aparición en cartelera. Las grandes compañías de distribución en nuestro país aún creen que sólo los grandes Blockbusters pueden atraer mucho dinero a los cines.

La creación (tardía) de la “sala de arte” de Cinépolis en contados establecimientos cinematográficos del país es un claro ejemplo de ello y sólo un número muy selecto de “películas de arte” son exhibidas ahí.

Sólo aquellas películas creadas por estudios independientes que son nominadas al Oscar, que tuvieron presencia internacional en festivales extranjeros o que cuentan con una gran cantidad de nombres reconocidos cubren los requisitos.

No les voy a mentir, cuando se trata de ir al cine me gusta disfrutar todo tipo de películas y rara vez me niego a una invitación (por más mala que parezca el filme). El cine, sea producido por enormes compañías de Hollywood o pequeñas distribuidoras independientes, siempre me va a gustar.

Sin embargo, me gustaría poder contar con un poco más de accesibilidad de mercado equitativo entre reboots, remakes, secuelas y películas originales (Hollywoodenses o Indies). A final de cuentas, la idea es transmitir una idea e impactar a las audiencias con discursos poderosos que nos muevan sentimientos.

 

10 razones por las que me emociona la legalización del matrimonio gay en EU.

Para quién viva bajo una piedra debe saber que Estados Unidos ayer, y gracias a una votación mayoritaria en SCOTUS, aprobaron la legalización del matrimonio homosexual en todo el país. Muchos estuvieron en contra, muchos a favor, lo que es cierto es que todos, de alguna forma, ganamos.

A continuación enlistaré una serie de razones por las que estoy emocionado por tal suceso:

-Porque todas las instancias gubernamentales de Estados Unidos,  desde el presidente hasta los jueces de la suprema corte, decidieron celebrarlo con bombo y platillo cuando se tomó la decisión, mientras que en nuestro país se hizo bajo el agua, sin ninguna mención, con miedo y aprovechándose de huecos legales. Not cool, dudes.

-Porque es un paso enorme en la historia de la humanidad. No por ser algo que sólo sucedió en EU significa que no vaya a tener repercusiones en todas partes del mundo. Eventos así sólo atraen soluciones mejores para el resto de las personas, y en este caso, para la comunidad LGBT.

-Porque cualquier persona en su sano juicio se emocionaría de ver que algo así se llevará a cabo y que hace 10 años no era ni siquiera concebible. Se llama progreso, people.

-Porque el tema de la legalidad del matrimonio entre dos personas del mismo sexo no debería haber sido problema en ningún momento. Que comiencen a darse resoluciones  a este tipo de “trabas” tiene una serie de implicaciones sociales, a nivel mundial, muy profundas que da gusto celebrar.

-Porque da gusto ver a un país tan homofóbico tomar las riendas de la equidad bajo sus propias manos.

-Porque toda persona que mantenga una relación sentimental, sin importar el sexo ni el género, debe ser vista con los mismos ojos ante la ley. El reconocimiento legal es esencial.

-Porque es imposible no emocionarse de ver momentos históricos suceder. Sí,  esto se va a escribir en los libros de historia, peeps.

-Porque el amor no debe, ni tiene, porque ser condenado por ninguna institución.

-Porque la homofobia es, tristemente, una realidad recalcitrante en la vida de muchas personas en el mundo. Una decisión de este tamaño brinda esperanza para quién más la necesita.

-Porque hay que saber reconocer a la gente que merece reconocimiento. Gracias totales y felicidades al SCOTUS,  POTUS,  y demás OTUS.

#LoveWins.

Claire Dearing y las representaciones otras del empoderamiento femenino.

Estas semanas me he encontrado con diferentes críticas, y reviews, de ‘Jurassic World’ que concuerdan al referirse a su awesomness que, aunque pudo haber logrado más cosas, cumple su objetivo de entretener. Sin embargo, hay algo que todos decidieron ponerse de acuerdo y con la  que difiero: la crítica de género tan dura, y sexista, a la que someten al personaje de Claire.

Claire-Dearing-jurassic-world-38511075-500-700

Si hay algo que distingue a nuestra sociedad, a estas alturas, es lo importante que (parece que) es la equidad de género y la representación de la misma. Yo mismo me considero una persona que aboga por la justa representación de los personajes femeninos y masculinos en los productos culturales. Sin embargo, estas mismas corrientes (como en todas partes) cuentan con sus perspectivas extremistas, y totalitarias, que obnubilan la ideología principal del movimiento: la fluidez y libertad de la representación de género.

El problema que muchos críticos han tenido con el personaje de Claire es, precisamente, la “falsa representación” de una mujer empoderada. Afirman que un personaje como el de ella, con su traje sastre y tacones inmortales, es un salto atrás para la representación del empoderamiento femenino en el cine y que, de ningún modo, una mujer que no sabe de dinosaurios en una película de dinosaurios (ok) deba representar al espectro femenino. Algo que me parece aún más retrógrada que la representación en sí.

Pareciera que, con estos argumentos, las audiencias esperaran que las representaciones de mujeres empoderadas deberían equipararse intrínsecamente con las  características de los héroes masculinos. Aquellos que viven de defender a los desprotegidos, de salvar a las damiselas en peligro y de nunca mostrar una señal de vulnerabilidad. Rasgos que, de alguna manera, se insertan en las dicotomías de género que tanto limitan a las representaciones de género actuales.

¿En qué momento, y junta secreta, se decidió cuál debe ser la representación correcta de una mujer empoderada? ¿A qué horas Katniss Everdeen e Imperator Furiosa se convirtieron en los únicos ejemplos a seguir en cuanto empoderamiento femenino se trata? ¿Quién dijo que una mujer empoderada debe corresponder a la versión femenina de cada héroe de acción que conocemos?

Para mí, Claire es más que una representación correcta de una mujer empoderada, es, más bien, una representación otra de lo que se debe hacer en el cine en cuanto a caracterización femenina se refiere. Claire es una mujer empresaria, líder de su compañía, con metas fijas y que se enfrenta con una situación totalmente ajena a ella: el apocalipsis pterosáurico. Ella, aún sin saber poco o nada sobre ello, logra proteger a sus sobrinos, y salir con vida, gracias a sus propios medios. Algo que, en el caso hipotético de que sucediera en la vida real, muy pocas personas lograríamos hacer.

Jurassic-World--Claire_article_story_large

Es ambiciosa y no se deja vencer por las eventualidades que se le ponen enfrente (por más peligrosas que parezcan). Al contrario, se adapta al medio y consigue salir adelante con su propia mano. Si eso no es la clara representación de una mujer empoderada, yo no sé que es.

El mayor problema que yo veo con Claire, a grandes rasgos, es la enorme sombra que recae  en ella: la constante necesidad de las audiencias, y críticos, por someterla a llenar los zapatos que la palebotánica Ellie Satller dejó disponibles en ‘Jurassic Park’. No, Claire no es Ellie ni pretende serlo, al contrario, es una representación otra de una mujer que tiene amplio conocimiento en su área de trabajo, que (desafortunadamente para las audiencias) no son los dinosaurios.

Sí, Claire usa su traje sastre en todo momento y sí, jamás se quita los tacones, pero, debido a sus circunstancias, no creo que hubiera tenido tiempo de buscar un cambio de ropa para huir del peligro inminente frente a ella. Que su calzado no haya sufrido ninguna anomalía durante el recorrido es sólo un aspecto más que respalda lo extraordinario de su personaje.

c68c8c30-f5cc-0132-44e6-0a2ca390b447

Por ello, hay que ser tratar de ser siempre coherentes con el discurso ideológico que mantenemos como espectadores, y críticos, que nos consideramos. Si abogamos por una equidad de género, y su correcta representación en el cine, debemos de salirnos de las dicotomías a las que estamos sujetos y proponer nuevas formas de ver cine.

Cuando la ambición no sobrepasa a la martirización de los personajes en la televisión.

Acabo de terminar de ver las dos temporadas de ‘The Comeback’ de HBO y me quedé pasmado. Definitivamente Lisa Kudrow sabía perfectamente lo que estaba haciendo cuando decidió tomar el protagónico de esta serie. La considero una fuerte, pero certera, crítica del star sistem de Hollywood y lo tóxicos que pueden ser los reality shows.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue la representación de su protagonista, Valerie Cherish, y el enorme parecido que tenía con otro personaje femenino protagonista de una serie en, también, de HBO: Selina Meyer, de ‘Veep’. Ambas mujeres son sobrepasadas por sus egos, narcisismo y ambiciones que tanto las distinguen.

Para Valerie es esencial volver a ser el foco de atención de los medios y recobrar la fama que tanto anhela. Por ello acepta realizar un reality show que narra su tan esperado comeback, a la par se somete a una serie de pruebas humillantes al aceptar dos proyectos diferentes en cada temporada.

Para Selina, por otro lado, lo más  importante en su vida es ser la persona “más importante del mundo”: presidenta de los Estados Unidos. Sin importar qué o quién se le atraviesen en su camino.

big_s2

Ambos personajes son construidos como una caricatura. Son mujeres que llevan al extremo sus ambiciones al encontrarse rodeadas de un contexto que las vicia y, al mismo tiempo,  obnubila su visión real de la vida.

Valerie y Selina son resultado de un mundo donde la sociedad presiona a las personas a siempre ser mejores, a distinguirse de los demás y a ser dueños de su propio destino. Todas características positivas que, al ser tergiversadas, pierden su sentido original.

Pero, sobretodo, Valerie y Selina son mujeres fuertes, e imbatibles, que, en cualquier otra situación, podrían haber sido representadas como personas mártires y víctimas de su propia circunstancia. Ver a dos personajes así, sin el velo del sufrimiento tan típico de la representación femenino, da gusto.

Se agradece la oportunidad de poder ver individuos reales, con defectos y cualidades verosímiles, que no se enmarcan en un género sino en su propio perfil.

Val-WINS

En el caso de Valerie sería muy fácil explicar que ella es así porque Hollywood se lo exige. En el de Selina, porque la política se lo demanda. Sin embargo, ellas son así por diversos caminos, y decisiones, que sus vidas han tomado.

Cuando Valerie se cae, en su camino a la fama, no se deja abatir por su contexto y busca salir adelante. Cuando Selina es hecha a un lado, no permite que eso desbarate su autoestima,  y rebate al hacerse notar.

Valerie y Selina no son delimitadas por su entorno, al contrario, son partícipes, ejecutores y personajes activos de su propio contexto. Las cosas no les pasan porque así debe ser, sino por las propias consecuencias de sus actos. Son personas reales con problemas plausibles.

tumblr_m4dmugFIwx1qkh6s6o1_1280

Si los escritores de la mayoría de las series que circulan actualmente por nuestras televisiones se preocuparan un poco más en construir personajes más plausibles, y menos determinados por su contexto, tendríamos más y mejores representaciones de los individuos que nos rodean a diario.

Todo parece apuntar a que HBO está apostando por la creación de series fieles a su discurso. Un lugar donde las mujeres son representadas como ambiciosas sin caer en la martirización.  Algo que muchos canales podrían comenzar a hacer también.