¡Gerónimo!

Como muchos aquí sabrán, Doctor Who es una de las series que más me ha marcado y -por supuesto- goza de un lugar privilegiado en mi top de series favoritas. No sólo es la emoción y el sentimiento que los escritores le imprimen a cada capítulo sino la construcción tan elaborada con la que los personajes principales nos deleitan semana con semana.

Por un lado tenemos al companion, aquel personaje que refleja -y representa- a todos los whovians regados en el planeta que seguimos siendo curiosos por las maravillas que nos rodean todos los días. Por otro está el Doctor, aquel individuo que representa todas nuestras ambiciones y sueños por cumplir. El Doctor es la viva imagen de todas nuestras (posibles) decisiones que hemos tomado y nos quedan por tomar.

En mi caso, el Onceavo Doctor es la representación inequívoca de esa percepción que tengo de la vida. Refleja mis ambiciones de la misma forma que evidencia mis miedo e inquietudes. Esta regeneración del Doctor no sólo es mi favorita sino, también, la viva imagen de mis anhelos y supuestos de lo que debería ser mi vida.

Para mí el Onceavo Doctor representa a un individuo dispuesto a confrontar sus miedos mientras trata de encontrarle el lado divertido a la vida.  Por ello, y a modo de celebración del cumpleaños de mi Doctor favorito -Matt Smith-, he decidido enumerar mis 5 capítulos favoritos de la era del Onceavo Doctor. Aquellas historias que me han dejado impactado y siempre con una sonrisa de oreja a oreja.

5) The Rings Of Akhaten.

Doctor-Who-7.7-Shot2

Una historia que comienza simple y termina siendo simple, pero siempre conservando los pequeños detalles que lo hacen ser tan espectacular. Desde la hermosa The Long Song interpretada por la Reina de los Años Merry Gejelh hasta el discurso final de Eleventh donde es imposible no sentir escalofríos por la increíble actuación de Smith frente a la sensación de  imposibilidad al no poder salvar un planeta lleno de gente inocente.

The Rings Of Akhaten -en mi opinión- es uno de los capítulos más introspectivos de la temporada -y de la serie, en general- que nos permite conocer un poco más sobre el origen de Clara pero que, al mismo tiempo, nos empuja a enamorarnos de las pequeñas maravillas que hacen que cada día valga la pena.

4)The Pandorica Opens/ The Big Bang

Pandorica21

Decidí colocar este capítulo doble en esta lista por la relevancia narrativa que tiene en la temporada. Con ellos podemos completar un ciclo de la historia de inicio a fin. La historia de Amelia Pond que se nos presenta en The Eleventh Hour llega a su culminación y nos vuelve a dejar donde empezamos: Amy Pond y su Raggedy Man.

Este capítulo, además, nos brinda no sólo un maravilloso discurso de Matt Smith sino la increíble interpretación de un personaje re-escribiendo su historia y la de las personas importantes en su vida. Si la quinta temporada no fue suficiente para que las audiencias se enamoraran del Onceavo Doctor, el capítulo final logra ese cometido con creces.

3) Vincent And The Doctor

vincent

Uno de los capítulos más famosos de la era del Onceavo Doctor. En él nos encontramos frente a uno de los artistas más importantes de la historia: Vincent van Gogh y -con su giro extraterrestre- se nos retrata una versión más humana del famoso pintor. De la misma forma, podemos conocer un poco más sobre la mente de Amy Pond y la manera en que su personaje funciona en el mundo de Doctor Who.

La química entre ambos personajes es desarrollada con una cadencia interesante lo que los lleva a mantener una dinámica memorable. Especialmente en la escena final en la que (SPOILERS) Amy y el Doctor le muestran a van Gogh el impacto que tienen sus obras en el futuro. Es Imperdible.

2)  The Name Of The Doctor

tnotdclaradoc

El lugar que le otorgo a este capítulo en la lista depende enteramente por la maravillosa actuación de Jenna Coleman como Clara y la participación tan enorme en la vida del Doctor que figura gracias al descubrimiento de su arco argumental.  Su dinámica con Matt Smith es perfecta.

Sin embargo, también forma parte importantísima de mi decisión aquella (SPOILERS) despedida de River Song con Eleventh. Personalmente, me afectó de una forma muy directa en una situación complicada en mi vida. Yo, al igual que el Doctor, me encontraba con el corazón roto y su inevitable despedida de un amor importante en su vida tuvo el mismo impacto en mi. Este es otro clásico ejemplo de espejeo personal con la vida del Doctor.

1) The Angels Take Manhattan

dw3

Este es -y siempre será- irrefutablemente mi capítulo favorito en la historia de Doctor Who por una simple razón: la despedida de los Pond. Matt Smith, al ser mi Doctor, inevitablemente trajo de la mano a la dinámica a los fabulosos Pond y, como tal, se volvieron parte esencial de su historia juntos. De mi historia con ellos.

Naturalmente, su despedida me dejó devastado. Aún no puedo ver a la pareja caer de aquel edificio sin que se me rompa el corazón y me es imposible no llorar desconsoladamente por el discurso final de Amy. Este capítulo marca el fin de una era importante en la vida del Doctor y la mía. Una vez más, la vida del Onceavo Doctor se espejea con mi realidad.

Eleventh despidiéndose de Amy es -personalmente- una de las escenas más emotivas que he visto en los últimos años. Debo reconocer el impresionante guión de Moffat -con todo y sus huecos narrativos- y la increíble actuación de Karen Gillan y Matt Smith.  Con la despedida de los Pond un pedazo de mi corazón se quedó con ellos.

Larga vida al Onceavo Doctor. Larga vida a mi raggedy man.

¡Gerónimo!