One Remake At A Time

There is no rulebook for a perfect time to premiere a TV show, but, if it were, then the new Netflix series One Day At A Time would’ve ticked all the boxes. In an era where remakes are around the corner, this particular TV show, even though is a remake of the 1975 classic, feels particularly fresh and very aware of the context its living in.

I don’t think that the showrunners, Gloria Calderón Kellet and Mike Royce, would have pictured this particular show as a remedy for the Post-Trump election audience, but it sure feels like it. In this day and time, there’s nothing more radical than a TV show starring a cuban veteran nurse of Afghanistan living in Los Angeles and trying to raise her two kids with the help of her mother, as the life of Penelope Álvarez in One Day At A Time.

Granted, the very idea of the selfless single mother navigating through the challenges of life, has been made countless of times both in movies and TV shows, but, and this is what it makes this serie so profoundly adequate, they have never focused the attention on the challenges of being a woman, specially an immigrant.

Focusing the narrative only on the problems of motherhood without understanding what’s like to be a woman, and on the essence and construction behind a woman’s perspective, has always been an usual problem on stories like this. They have been telling us that motherhood (and especially single motherhood) is something inherent to womanhood, something to suffer about, to embrace as something women must own.

Netflix’s One Day At A Time understands this particular issue and depicts it on a whole new view, by building their characters from scratch. Yes, Penelope is a single mother of two, but in no way the series confines her to portray only that role in her arc. She also is a nurse, a veteran, a divorced woman, a daughter and a single lady looking for love.

Of course that she has problems raising her kids by her own, but what’s really meaningful about this show is that her role as a mother is not the one that is carrying the story along. Her collected experiences as a woman living in the USA are the real focus, motherhood just happens to be one of them.

The same thing happens with the depiction of her mother Lydia and Penelope’s daughter Elena, they are both full and well-rounded characters with their own opinions and agency, trying to understand what does it means to be a woman nowadays. Thus, the more profound and enjoyable episodes are the ones that keeps challenging each and one of their personal opinions with the ones around them, and specially with each other.

Lydia is a catholic woman who migrates to USA in the midst of Castro’s goverment looking for a new place to call home, Elena, on the other hand, is cuban girl born in the United States with a particular interest on social challenge and new ways to improve the world she lives in. They both understand life differently, but because the great love they share, they are capable of grasp their opinions and respect each other.

The show not only finds many ways to give her women a voice, but it also manages to put it front and center with a handful of serious debates, that the characters have in each episode, around women’s rights, sexism, religion, lesbianism and gender pay gap. Make no mistake, giving this women her own voice and agency in no way means that the male roles are overshadowed by them, if anything, it helps them to be portrayed in a happier and more fulfilling light.

One Day At A Time makes an incredible effort to present flawed but caring men, that are usually influenced but not defined by toxic masculinity, capable of having profound discussions about homosexuality, mansplaining and sexism without being subjected or depicted as the villains of the story. Something that, at least in my case, helped me to confront the social perspective around of what’s really like to be a man nowadays.

It feels quite refreshing to find a TV show, with the narrative structure of a sitcom, capable of going to the places that even some serious series hadn’t had the nerve to go. Because in a world full of remakes, the ones that are here to propose instead of playing common patterns are the ones that are more likely to succeed.

 

 

 

 

 

Las 18 mejores series del 2016, parte 2

9 Lady Dynamite Netflix, primera temporada.

Resultado de imagen para Lady dynamite

Si hay alguien adecuado para hablar de una enfermedad mental en una serie y reírse sobre ello definitivamente es la comediante Maria Bamford. Su particular sentido del humor y carisma hacen que cada capítulo de Lady Dynamite sea una nueva aventura.

La serie narra la vida de Maria, una actriz diagnósticada con un transtorno bipolar que se tiene que enfrentar al mundo del espectáculo después de haber estado un tiempo en un hospital psiquiátrico y alejada del medio.

Lady Dynamite no solo se encarga de hacer un estudio profundo sobre las personas que sufren una enfermedad mental, sino que también nos dan una perspectiva realista de las personas que las rodean. Serie esencial para todos los fanáticos del humor negro.

8 The Good Place NBC, primera temporada.

Resultado de imagen para The good place

Desde el estreno del remake de The Office, Michael Schur se ha encargado de crear comedias novedosas, con personajes entrañabales, muy adelantadas a su época y con The Good Place no se queda atrás.

Con este programa seguimos a Eleanor, una chica inteligente que se dedicaba a aprovecharse de los demás en una vida mal vivida, hasta que muere y aparece, gracias a un error, en el paraíso (o The Good Place) y no en el infierno (o The Bad Place). Ahí conoce al ángel arquitecto de ahí, Michael (un magnífico ted Danson) al que tendrá que engañar para poder mantener su lugar.

Si con esa explicación imaginaste una serie muy conceptual, entonces estás en lo correcto, y The Good Place se divierte mucho con eso. Resulta muy interesante ver cómo la serie juega con temas morales y profundos de forma tan natural, algo que lo vuelve un programa esencial esta temporada.

7 Love Netflix, primera temporada.

Imagen relacionada

Para los que ya conocen el trabajo de Judd Apatow, sabrán que su tipo de comedia se distingue por tratar temas en particular de forma incómoda y directa. En Girls el enfoque fue dirigido a las mujeres jóvenes modernas, en Freaks and Geeks a un grupo de inadaptados y en su más reciente creación, Love, se centra en una pareja totalmente diferente.

En manos de cualquier otras personas, esta serie podría ser otro programa más sobre una pareja dispareja. Sin embargo, con Judd Apatow y compañía, podemos disfrutar de la historia detallada de dos individuos imperfectos que intentan acompañarse el uno al otro a pesar de todo lo que se los impide, sobre todo ellos mismos.

6 Stranger Things Netflix, primera temporada.

Resultado de imagen para Stranger things

Si hay una serie que dio de qué hablar en este año es, sin duda, Stranger Things. Programa que, por si mismo, logró retomar los mejores elementos del terror y el suspenso de la decada de los 80 y aprovecharlos para crear una historia intrigante que sigue a un grupo de personas que están en búsqueda de un niño que, al parecer, se encuentra perdido en otra dimensión. Imperdible.

5 Veep HBO, quinta temporada.

Resultado de imagen para Veep fifth season

Esta es la primera temporada de este exitoso show de comedia política en el que el showrunner es diferente al creador original, debido a la partida de Armando Iannucci. Afortunadamente, y gracias a la fuerza del talentoso cast y de las historias ingeniosas, esta es una de las mejores temporadas de la serie.

A lo largo de 13 capítulos , personajes secundarios, como Catherine, ganan fuerza y el protagonismo necesario para llevar su propio episodio (como el fabuloso Kissing Your Sister) sin perder los arcos argumentales del resto. Muy recomendable.

4 Black Mirror Netflix, tercera temporada.

Resultado de imagen para Black mirror season 3

Fue un gran alivio que el monstruo del entretenimiento Netflix decidiera retomar esta increíble serie antológica que centra sus episodios en los peligros de el aprovechamiento de la tecnología en exceso y la forma en que ésto afecta directamente a nuestra humanidad y relaciones personales.

Resulta refrescante que dicho programa contara con el respaldo y la fuerza creativa de Netflix para abrir las puertas a nuevas e impresionantes historias y a figuras importantes en el medio, como Bryce Dallas Howard y Gugu Mbatha-Raw.

3 You’re The Worst FX, tercera temporada

Imagen relacionada

Después de haber tenido una de las mejores temporadas del 2015, You’e The Worst tenía demasiadas expectativas que cumplir. esta vez, a pesar de no haber alcanzado el mismo puesto que el año pasado, contó con uno de los arcos argumentales más interesantes y profundos sobre el Transtorno por estrés postraumático, los efectos que tiene en las personas que les aflige y las consecuencias que viven los que lo rodean.

A mí parecer, este show sigue siendo la serie que trata con más profundidad y seriedad las relaciones amorosas y a los integrantes de las mismas. Un verdadero ejemplo de lo que debe ser el humor negro.

2 Bojack Horseman Netflix, tercera temporada.

Resultado de imagen para bojack horseman season 2

Quien diga que los dibujos animados no deberían de tomarse en serio debería de ver inmediatamente Bojack Horseman. Esta serie no solo enfocó su tercera temporada en tratar de entender a sus (de por si) complicados protagonistas, sino que también entró en el debate del aborto y la otredad sin problema alguno.

Para ser una serie protagonizada por un caballo con problemas de alcoholismo y depresión, Bojack Horseman es uno de los programas más sinceros y sencillos que podrás encontrar en la televisión actual.

1 Crazy Ex-Girlfriend The CW, segunda temporada

Imagen relacionada

Con tan sólo 6 capítulos de la segunda temporada, Crazy Ex-Girlfriend logró encabezar esta lista sin problema alguno. No es solo porque cuenta con uno de los personajes más interesantes de la televisión actual, y antiheroina autoproclamada, Rebecca Bunch, sino que también es una de las series más ingeniosas de la televisión actual.

Acompañada de una lista impresionantes de musicales y un cast muy fuerte, la segunda temporada de Crazy Ex-Girlfriend continua modificando los estereotipos de la mujer loca y el hombre superficial, mientras desarrolla una de las más grandes historias de amor: el de dos mejores amigas que se pierden en el camino.

 

Y ahí lo tienen, este es el listado de series del 2016 que, en mi opinión, tuvieron motivos suficientes para sobresalir de entre el mar de programas que se estrenan cada año, ¿ya viste alguna? ¿qué te pareció?

 

Las 18 mejores series del 2016, parte 1

Creo que si hay algo en lo que todos podemos estar de acuerdo es que el 2016 no fue un gran año para nadie. Entre las elecciones de Estados Unidos, la violenta guerra en Siria y el incremento en los crimenes de odio de nuestro país, no hubo mejor escape que una buena serie de televisión que nos ayudara a vivir en un mundofuera de control.

Por eso -y porque francamente este fue un año muy malo para el cine también- agradezco haber podido disfrutar de increíbles historias que me acompañaron a lo largo del año en la televisión. Series que se atrevieron a ir más allá representando personajes poco comunes en el mundo del espectáculo, pero presentes en todos los aspectos de nuestra vida.

A continuación, un listado de las que yo creo que fueron las mejores series -nuevas y viejas- del 2016.

18 Supergirl The CW, segunda temporada.

Resultado de imagen para supergirl temporada 2

Para la segunda temporada, esta increíble serie que gira alrededor de las aventuras de la Kryptoniana con superpoderes, Kara Zor-El, mudó sus extraordinarios personajes e historias de la CBS a The CW, donde fue recibida con los brazos abiertos y con un enorme hueco debido a la partida de Calista Flockhart.

Este cambio le dio a la serie un cambio de 180 grados y la benefició enormemente. No solo tuvimos la oportunidad de tener otro magnífico personaje queer (SPOILERS, es Alex) sino que pudimos también disfrutar por dos gloriosos capítulos a la mejor representación de Superman que hemos visto en los últimos años, intepretado a la perfección por Tyler Hoechlin.

Esta temporada también nos trajo a Miss Martian, Mon-El y el enorme crossover con The Flash, Arrow y Legends of Tomorrow. Si hay un canal que sabe de fanservice es The CW, sin duda alguna.

17 People of Earth TBS, primera temporada.

Imagen relacionada

Hoy en día, y debido a los ajustes de presupuesto y el incremento de historias genéricas e intercambiables en televisión, muy pocos canales se atreven a crear series de sci-fi. Por eso, resulta refrescante que aún haya canales que se atrevan a ofrecer una propuesra tan creativa e interesante como lo es People Of Earth.

En ella, seguimos a un grupo de personas – o experiencers como se hacen llamar- que comparten la experiencia de haber experimentado de primera mano una abducción extraterrestre y haber sobrevivido para contarlo.

El giro interesante de la serie radica en la forma en que el programa trata a sus personajes y desglosa su narrativa, no como un grupo de individuos locos, sino como una serie de personas, con una historia compleja de fondo, a quienes su experiencia de contacto del primer tipo con extraterrestres (spoiler alert) sí es real.

16 Orange is the New Black Netflix, cuarta temporada.

Resultado de imagen para orange is the new black season 4

Esta temporada, sin lugar a dudas, es el mejor ejemplo de cómo desarrollar correctamente diferentes arcos argumentales de una serie de personajes sin perder de vista el verdadero objetivo de la serie: humanizar a las olvidadas.

Lo que resulta más interesante de esta cuarta temporada es la forma en que la historia nos permite entender a los personajes y al crecimiento que han tenido desde la primera. Estas chicas ya no son un grupo de relegadas solamente también representan las voces de todas las personas que alguna vez han sido discriminadas y han sido invisibilizadas.

En esta época, y con lo que está sucediendo en todo el mundo, se sienten mucho más poderosas,  personales y actuales las experiencias que las presas de Litchfield tienen que vivir todos los días.

15 The Detour TBS, primera temporada.

Resultado de imagen para The detour tbs

2016 fue un gran año para TBS y su amplia variedad en series nuevas, y The Detour no fue la excepción. Este programa toma los mejores aspectos de una road movie y los mezcla con una dosis alta de humor negro y una fuerte crítica a la sociedad (en particular a la estadounidense) y su capacidad de mantener dobles discursos en favor del beneficio propio.

La serie sigue las aventuras de la familia Parker en su afán de cruzar el país para vivir el viaje familiar que todos, por alguna u otra razón, necesitan tener. Imperdible y ligera, perfecta para una sesión corta de binge-watch.

14 Sweet/Vicious MTV, primera temporada.

Resultado de imagen para sweet/vicious

Después de que Jessica Jones llegara en 2015 a visibilizar y romper todos los tabúes alrededor del consentimiento y el poder que tiene el hombre sobre el cuerpo de la mujer, era cosa de tiempo para que apareciera otra serie que hiciera lo mismo y con la misma asertividad y profundidad como Sweet/Vicious.

Hoy en día resulta muy natural (y preocupante) toparse en las noticias con otro feminicidio, o de enterarse de la historia de una chica que fue violada o incluso encontrarse con actos de violencia y sexismo.

Por ello resulta muy refrescante ver series, como ésta, donde nos muestran a un par de mujeres determinadas que dedican su tiempo libre a enfrentar y confrontar a los victimarios de mujeres que han sido violentadas, muy a la manera de los “vigilantes” que vemos en los comics -incluso la serie hace la referencia obligada a Batman y Robin en algún momento-.

Series, como esta, que se atreven a desafiar el status quo y a ofrecer una propuesta diferente a lo que estamos acostumbrados a ver son las que pueden ejemplificar a la época de oro que estamos viviendo en la televisión actualmente.

13 Shameless Showtime, séptima temporada.

Resultado de imagen para shameless season 7

Si lo que buscas es una familia disfuncional, y muy complicada, los Gallagher son el mejor ejemplo de ello. Lo que hace sobresaliente a esta temporada es el cambio que la serie decide hacer con sus personajes principales: sacarlos de los lugares comúnes y construir historias mucho más adultas.

12 Transparent Amazon, tercera temporada.

Resultado de imagen para Transparent season 3

Si bien la tercera temporada de esta serie no es tan sorprendente y profunda como lo fue el año pasado con la segunda, las historias profundas y las relaciones complicadas siguen ahí. De la misma forma, esta temporada tiene uno de los mejores capítulos de toda la serie llamado On The Road, y una increíble interpretación de Hand In My Pocket por uno de los protagonistas.

Con un mundo tan bien construido como lo es el de Transparent, es muy fácil perderse entre los Pfefferman, sus inseguridades, sus ambiciones y sus miedos.

11 The Search Party TBS, primera temporada.

Resultado de imagen para The search party tbs

2016 fue un año que dedicó muchas de sus series a tratar el egocentrismo y despreocupación de la generación Millenial, pero ninguna lo aprovechó mejor que The Search Party, un novedoso programa que gira alrededor de 4 jóvenes neoyorkinos y la búsqueda implacable de su amiga desaparecida, Chantal.

En esta serie -otro increíble acierto de TBS- el misterio, la comedia y el drama se combinan con un solo propósito: narrar una simple historia sobre la identidad propia y el propósito de la vida. Algo así como una dramedy existencial con toques de Nancy Drew.

11 Travelers Netflix y Showcase, primera temporada.

Resultado de imagen para Travelers netflix

Hasta la semana pasada, y después de ver a los fiascos que hicieron Timeless Legends Of Tomorrow, ya me había hecho a la idea de que una buena serie de viaje en el tiempo -sin contar a Doctor Who- sería algo muy complicado de lograr. Como siempre, llegó Netflix a callarme la boca.

Travelers gira alrededor de un grupo de 5 personas que viajan del futuro al siglo XXI para tratar de evitar la catástrofe que, consecuentemente, origina el mundo destruido de donde ellos provienen.

La serie no solo logra establecer una mitología bien estructurada en el primer episodio, sino que también, establece, y logra mantener por el resto de la temporada, las reglas para que sus personajes puedan viajar en el tiempo de una forma inteligente y muy plausible. Algo que vale la pena ver en una sesión de bingewatch.

Neon lights: the illumination of adolescence in movies

The loss of inocence and the “Coming of age” stories are one of the most used trope often depicted by Hollywood on the mainstream cinema. It’s not uncommon to find movies that circle around that specific moment on every teen life when they transition from being an innocent child to become an empowered adolescent.

Being such a significant time in someone’s life, this rite of passagehas  a lot of symbolisms embedded right into its core. Symbols that some movies like to represent in numerous ways, like with a loss of virginity, or with a big, introspective and literal journey across the country, or even with a Prom dance. You see, the coming of age is something inevitable and very profitable for Hollywood, and this year wasn’t the exception.

From a handful of movies that premiered in 2016, I think that three of them really stand from the others: The Neon Demon, Nerve  and The Closet Monster, not only because I consider them to be actually  good or because I’m pretty sure they harnessed excelent narrative techniques to tell their story, but mostly because their deep understanding  on adolescence and the transition through this rite of passage.


1466347613182

Of course, each one of them treats different and interesting subjects. Whereas The Neon Demon made a strong argument against the beauty culture, Nerve tried to talk about the dangers of technology and Closet Monster stood against homophobia. But they also depicted certain elements of the coming of age very similarily: using neon lights as a narrative and symbolic tool to reference it.

All of three of them have an innocent character living on a bubble as a protagonist. It isn’t until later when they have to face reality when the loss of innocence happens, along with the appearence of perfunctory neon lights on the scene as a part of their environment to aknowledge it.

The Neon Demon presents the perfect epitome of innocence and virginity with Jesse (Elle Fanning), a young model from a small town  navigating through the difficulties and superficialites of Los Angeles. When we first met her, we see a teen struggling to cope with the reality she is living in while trying to accomplish her dream in order to succeed on the beauty bussiness.

Nerve has the incorrupted Vee (Emma Roberts) as its protagonist. An A-grade student looking  for some emotion that can help her to break free from the routine she has put herself into for the last years, trying to be the perfect girl she always imagine would be whilst making an effort to get the attention from the boy she is in love with.

Finally, Closet Monster introduced us to Oscar (Connor Jessup), a guy who has always lived under the shadow of his homophobic dad, that is trying to understand what his role in the world is and where does he fits in it.

They, like every other teen in the world, are looking for meaning  and substance in their lives. The three of them are facing adulthood like fishes out of water: navigating through a sea of emotions and insecurities, but with a lot of curiosity to push them forward.

The Neon Demon is, by far, the most blunt approach to adolescence by using neon lights as a device to understand the coming of age experience. Its director even blatantly compares this blossom in life with a demon transformation. The more Jesse becomes part of this “adult” world, the more demonized her look and her attitude is. She surrounds herself with neon lights with each step she takes ahead.

the-neon-demon-4

Jesse’s first confrontation with her own beliefs -a very innocent ones, I must say- happens when Ruby (Jena Malone), one of the makeup artist she works with, takes her to meet another models to a party. There, she realizes what really she is getting herself into, when the girls start to criticize her. From the very beginning, she feels overwhelmed but decided to triumph on that city that constantly puts beauty and lust before humanity. Of course, the scene ends with Jesse watching with an offish glare a model show surrounded by neon lights.

But its not until her first runway when she fully embraces her demon-ness . As the industry begins to consume her inner light, she slowly starts to feel that she belongs there. She feels empowered and purposeful to be the best model in town, and she doesn’t care about anything or anyone. This realization comes along with a  beautiful scene where Jesse watchs her reflection looking right at her in fully neon lights.

theneondemon_en51_en20_pgm_24_hd_169_177_p422hq_amazon_wm904-18661

Nerve, on the other hand,  approaches to teen angst and insecurity by tackling it with technology obsession. Vee it’s the typical adolescent looking for an adventure and a change of routine. This, of course, appears in form of a daring app that challenge its users to do risky things in change for money and a bunch of memories to gloat over.

Vee’s curiosity comes across like something natural and organic as all her classmates are experiencing the same feelings and excitement of using the app. At the beginning of the movie, she is often surrounded by dim lights and obscure environments, but when she’s ready to accept her first challenge, the illumination changes.

As she enters a restaurant to kiss a stranger, the neon lights that decorate the place begin to shine. In fact, each and every one of the dares  that Vee and Ian (Dave Franco) perform, are surrounded by bright neon lights, getting brighter and brighter as the challenges increase their difficulty.

nerve_dareyou_trailer

To Nerve the coming of age means not only to embarce and confront your worst fears, but to live through them and not under the shadow they could cast above your life. Curiosity is, after all, the fire that ignites the neon lights of adolescence.

Closet Monster reflects a lot upon acceptance and sexuality on teenage years. Oscar has always known that something is off in his life, that something’s missing. Living with a homophobic dad and with the awful idea of an absent mom is not easy for him. All of the scenes with his dad are surrounded by opaque illumination that casts a shadow on both of them.

It isn’t until he meets Wilder (Aliocha Schneider) when his surroundings start to change. As Oscar begins to accept his inner thoughts, his character commences to walk through bright places, and when he is finally ready to accept who he is and confess his love to his friend, the neon lights appear in form of party decorations. This type illumination is, after all, the representation of his desires.

closet-monster

If this odd cinematographic technique has something to teach us, is that the key to turn on the neon lights that could surround our life, we need to be in contact with oneself and one’s needs. In order to achieve our goal of moving from childhood to adolescence, we must embrace curiosity to outgrow our self-imposed limits.

Arrival y el poder de la agencia sobre la narrativa

Piensa en un filme (el que quieras) en particular, ahora imagina las partes que la conforman, ¿Cuál de ellas es el vehículo motor? ¿Qué es lo que ayuda a que la película avance y llegue a donde necesita llegar? Si pensaste en la narrativa estás en lo correcto, pero si también te pasaron por la mente los personajes también estás en lo correcto. Un filme necesita de personajes y narrativa coherente para avanzar y llegar a algún lado.

Ahora, piensa de nuevo en cualquier película y dime ¿Es la narrativa la que controla a los personajes o los personajes a la narrativa? ¿Los personajes tienen algún nivel de influencia en su toma de decisiones o esto es designado por la misma narrativa? Si nos pusiéramos a pensar en un sentido literal y técnico es la narrativa siempre la que lleva la batuta cuando de avanzar una historia se trata y los personajes giran y actúan gracias y en consecuencia a ella.

En una historia común, la narrativa llevará a sus personajes de un punto A a un punto B. Este modo de entender y construir una película es el básico, el que la mayor parte de los involucrados en ella toman como base y el que delimita los alcances de la misma. Es una fórmula sencilla de seguir y muy efectiva.

El verdadero problema de aprovecharse de esta fórmula radica en la misma sencillez. Al contar con un método tan sencillo a seguir, Hollywood ha caído en la desgracia de seguir creando historias formulaicas y poco innovadoras, donde no hay cabida para la diferencia y la coherencia narrativa.

¿Cuántas veces no te has encontrado con historias donde los personajes toman decisiones importantes sin una razón coherente de fondo más que porque la narrativa así lo requiere? ¿Cuántos personajes se han perdido en el entramaje de su propia historia al ser despojados de agencia  para funcionar solamente como meros reaccionarios de la narrativa?

Todas estas preguntas me vinieron a la mente después de ver la nueva película de Denis Villeneuve, Arrival. Una revolucionaria historia que usa el Sci-Fi para entender la complejidad humana y el propio entendimiento de la misma. En ella, conocemos a la Doctora Louise Banks (Amy Adams), una lingüista seleccionada para liderar un equipo de especialistas encargado de averiguar la razón por la que 12 naves extraterrestres aterrizaron en diferentes puntos del planeta.

maxresdefault-1

Alerta de spoiler. Después de este párrafo se hablará de la película en su totalidad, incluyendo el giro final y las repercusiones del mismo. Si no la has visto, no sigas leyendo.

En Arrival la narrativa juega un papel crucial. No solo funge como el motor que mueve a la historia hacia adelante, sino que también le brinda agencia y poder de decisión a sus personajes, permitiendo que actúen y vivan a partir de ellas y no gracias a ellas. Algo que no había visto en una película desde hace mucho tiempo.

La película inicia mostrándonos la vida de Louise con su hija. En una serie de imágenes podemos ver a una madre e hija disfrutando de su tiempo juntas antes del inevitable fin, donde la joven muere abruptamente debido a una enfermedad fatal.  La secuencia es corta y devastadora.  Gracias a la narrativa, y la forma en que está organizada, el filme nos da  a entender que esto sucede antes de la llegada de las naves espaciales.

Al momento que la Doctora Banks comienza a tener contacto con los llamados Heptápodos, ella empieza a ver esos mismos momentos con su hija y no entiende porqué. Sin darles mucha importancia, decide dejarlos pasar.

Gracias a una serie de toma de decisiones, y mucho más adelante en el fime, Louise se percata que los extraterrestres no están en la tierra para causar daño, sino todo lo contrario. Ellos ofrecen la habilidad de poder ver la vida de un ser humano tanto hacia el pasado como al futuro. Una vez más, la narrativa toma protagonismo y nos damos cuenta que lo sucedido con su hija no forma parte de su pasado, sino de su futuro. Aún con toda esa información ella decide seguir su camino y vemos cómo se casa y tiene a su hija más adelante, en el futuro.

Amy Adams plays linguist Louise Banks in Arrival

Arrival confía tanto en la estructuración y perfilación de sus personajes que es capaz de darles la voluntad y agencia suficiente para tomar las decisiones que sean necesarias para justificar sus actos.

A diferencia de otras películas, el filme no necesita explicar las decisiones que sus personajes toman con la narrativa, sino todo lo contrario, cada individuo es dueño de su propia historia y, por lo tanto, es capaz de tomar sus  propias decisiones para darle sentido a la narrativa. En esencia, esta historia está hecha para llegar a este punto, a esa encrucijada donde un individuo con agencia tiene que tomar una decisión de vital importancia.

Louise sabe las consecuencias e implicaciones que podrían tener sus actos, pero aún así, decide vivir todo de nuevo. Para ella, lo importante no es el destino, sino el viaje y está dispuesta a sacrificar su felicidad por ello.

En cierto modo, Arrival establece un argumento haciendo uso de una doble hermenéutica: El arte y la vida real no tiene muchas diferencias, así como nosotros no debemos dejar nuestras decisiones en manos del destino, la mejor forma de contar una historia es siempre dándole agencia y poder de decisión a sus personajes en lugar de justificarlos con el peso de la narrativa.

 

Un espacio para la desnudez.