Archivo de la etiqueta: Anna Kendrick

When fame gets in the way of love: a musical tragedy.

It seems that love and fame are difficult —or even impossible— to get along with. At least that’s what some movies, particularly musicals, have been trying to explain us all along. In their worlds, failed artists are meant to find love only by sacrificing their passions.

Nowadays, films’ stance on the artists’ love life is like this: you either are very lucky to find the love of your life and spend what’s left of your days to devote yourself to his or her hapiness, or you succeed on achieving your dreams by following the path you are always meant to walk. You have to choose, you can’t have both.

There’s no better way to illustrate this than with Jason Robert Brown’s  The Last Five Years, adapted to film by Richard LaGravenese, and Damien Chazelle’s Lala Land. Movies where their protagonists   —all artists, by the way — have to face the tough decision of living a fameless life by staying together or embracing the success that is coming their way, but only by themselves.

In The Last Five Years’ movie adaptation, Cathy (Anna Kendrick) is a musical theater performer who is looking for an opportunity that can finally take her out of her waitress job. Jamie (Jeremy Jordan), on the other hand, is a writer looking for a publishing house who would want his book.

In Lala Land, Mia (Emma Stone) is an actress who is looking for an opportunity that can finally take her out of her barista job. Sebastian (Ryan Gosling) is a jazz lover who wants to open his own club where he can play his own music.

They all have dreams to fullfill and places to be, but life — and love, at some extent— eventually gets in their way.  Both couples fight to stay with each other along the way, but success, as we will learn, is a tricky thing to achieve and it does not wait for anyone or anything.

What’s really enlighting about contrasting these two movies is that we have the possibility to understand how two directors can represent different scenarios, and perspectives, of the same problem: the one with the couple that begin to have problems as soon as one of them becames famous, and the other couple that strengthens themselves by supporting each others dreams but fell off the wagon half way anyway.

Whilst Jamie succesfully manages to sell his first book to a famous publishing house right after he starts dating Cathy, she is not getting callbacks at all. In fact, she is just stuck between her job as a waitress and her summer gig in Ohio. She is happy for him but, as he becomes more and more famous, she starts to feel more like a failure. She doesn’t want to be the one that’s left behind.

There’s more than the eye could see with their relationship’s problems, Jamie’s success in no way feels like a threat to Cathy, but rather a constant reminder of her failure and her impossibility to follow and achieve her dreams. Cathy’s insecurities stems from society’s need to validate women by their hability to carry along with their household activities they’re supposed to do, instead of accomplishing their goals.

Their real problem, though, is their unwilingness to communicate with each other. They are really afraid to let the other down, because they really love each other. And when they actually communicate, their only purpose is to hurt themselves.

Cathy and Jamie, in fact,  sing to express themselves. They use music to express their deepest and inner thoughts, and to reflect their expectations, like a daydreaming blowoff valve.  She wants to be independent, succesful and in love, but, at the same time, he wants to be a good provider, a succesfull writer and a charming womanizer.

Mia and Sebastian’s relationship functions the other way around. Both of them are unsuccessful and very lonely when they actually start dating. What’s really great of their relationship is the support and motivation they have with each other. Neither one of them want to see the other one fail, on the contrary, they want them to be happy and fulfilled people.

It’s really their inhability to feel empathy for one another what pushes them to break up. While Mia is incapable to believe that Sebastian would do anything to follow his dream —even if this means to play on a mainstream band and touring— he is clueless about her weariness and constant disappointment that all her failed auditions make her feel.

In the end, they all are idealists, and it’s really interesting to understand that the one thing these four people share, apart from their desire to be famous, is the way they grapple their lives by putting all their expectations before reality. They want to be in an ideal relationship, one where empathy and communication are something to be expected from your loved one.

As we can see, all of the four characters  are always constrained and forced by themselves to live between two worlds: first and foremost, on a fantasy land where they can have it all, and, later, on the real world, where love and fame can’t get along.

In fact, one of these musicals strenghts is their capability to toy with their narrative in order to show their portagonists’ life expectations by using different formats to evidence the stark constrasts between their titular couples real lives’ and their fantasy worlds.

In these movies, achievement and happiness are related with a fantasy/dream world  were their expectations are fulfilled, whilst failure and disappointment are paired with the real world. Both LaGravenese and Chazelle even depict these particular moments with different colors and shades along their stories; whereas the blue and gray filters are in charge of showing failure, the yellow and white ones are destined to bathe the screen with color when an achievement is made.

There’s certainly something tragic behind this argument. This is a world  where idealists are bound to always be normed and constrained by their expectations if they want to follow their path towards success. Even if this means to sacrifice love in their lives.

Me estás matando, Susana, Mike And Dave Need Wedding Dates y el doble estándar en el cine

Hoy en día, no es algo del otro mundo saber que a las mujeres y hombres se les juzga continuamente con un doble estándar. Donde a un hombre que se acuesta con muchas personas lo llaman “casanova” a una mujer que hace lo mismo le dicen “zorra”, donde a un hombre que es duro y estricto en el trabajo le llaman “asertivo”, a una mujer con la misma actitud le dicen “perra”.

Como sociedad, no somos capaces de discernir entre lo que está sucediendo frente a nuestros ojos, de los símbolos e imaginarios que tenemos impregnados en la mente. Esto  nos lleva a juzgar sin pensar y a dejarnos manipular por las estructuras paradigmáticas de las personas que nos rodean. Lo mismo sucede en el cine y en la televisión.

No solo reproducimos y creamos representaciones con fuerte carga simbólica y cultural con los personajes que interpretan nuestras historias favoritas, sino que también utilizamos un amplio abanico de herramientas narrativas para juzgarlos.

El doble estándar no diferencia ni edad, ni cultura, ni país y está presente en nuestras series y películas favoritas. En esta entrada hablaré de dos filmes recientes -de dos países diferentes-  que lo trabajaron dentro de sus narrativas de formas similares: Me estás matando, Susana Mike And Dave Need Wedding Dates.

Ambas historias comparten aspectos narrativos esenciales para sus historias: la primera película gira alrededor de la pareja formada por Eligio (Gael García Bernal) y Susana (Verónica Echegui), un par de individuos enamorados con suficientes problemas propios como para sabotear su relación numerosas veces. La segunda trata de las parejas formadas por Dave (Zac Efron) y Alice (Anna Kendrick) y Dave (Adam DeVine) y Tatiana (Aubrey Plaza), un grupo de personas completamente desubicadas de la realidad y de los individuos que los rodean que terminan siendo parejas en la boda de la hermana menor de ellos.

La presentación de parejas en cine o televisión es una herramienta infalible para comparar personajes y equiparar experiencias, estas películas no son la excepción. De hecho, el contraste entre personajes no solo es la fuerza narrativa que dirige a ambos filmes y donde el doble estándar se hace presente numerosas veces, sino que también es la característica intrínseca con la que ambas historias son capitalizadas.

La idea de encontrar similitudes en las diferencias entre personajes no es nuevo, de hecho es una técnica que, aprovechada correctamente, propicia un estudio interesante de los personajes. Sin embargo, utilizada equivocadamente, como sucede en estos filmes, se convierte en una inmensa lista de motes sexistas y comparaciones sin sustento.

En Me estás matando, Susana Eligio es un mujeriego empedernido que no piensa en otra persona más que en si mismo, mientras que Susana es una mujer que le tiene miedo al compromiso y que, en consecuencia, la motiva a huir y comenzar una relación con otro hombre. Bajo esa noción, la película le coloca a ambos personajes la etiqueta de “engañadores” pero los juzga de forma diferente. Mientras a Eligio no se le recrimina por ninguno de sus actos, a Susana le llueven quejas, reclamos y motes por hacer exactamente lo mismo.

dc-day13-222

Aunque ambos filmes, en una primera instancia, colocan en el mismo nivel a sus protagonistas, la narrativa se encarga rápidamente de separarlos con detalles y aspectos -como diálogos, imágenes y silencios- que parecen insignificantes pero que son igual de potentes que el discurso mismo. Esto es una respuesta natural a la normalización que le otorgamos al doble estándar y con el que estamos acostumbrados a lidiar día con día.

Mientras que la reputación de mujeriego de Eligio se pone en tela de juicio por medio de supuestos y diálogos simplistas, a Susana se le recrimina una y otra vez por medio de situaciones penosas y quejas constantes. Como si tener relaciones con muchas personas fuera inherente en los hombres e imperdonable en las mujeres.

me-estas-matando-susana-4

En Mike And Dave Need Wedding Dates a Mike y Dave se les llama perdedores y fiesteros, sin embargo nunca se muestran explícitamente las consecuencias de sus actos.  Alice y Tatiana, por otro lado, son  mujeres fiesteras e irresponsables que son presentadas, durante toda la película, como una amenaza imponente capaz de arruinar una boda y que, eventualmente y gracias a una muestra explícita de todos sus actos, termina por suceder.

Mientras Mike y Dave son tachados de irresponsables y obligados únicamente a llevar un par de mujeres  “con valores que se encarguen de enderezarlos y cuidar de ellos” a la boda de su hermana como consecuencia, Alice y Tatiana son las que tienen que responder por sus actos y arreglar todo el desastre que los 4 ocasionan en la boda a la que van.

1024_2000

Así, Eligio, Mike y Dave representan a todos los hombres que son tachados de mujeriegos  irresponsables que la sociedad nos enseña a normalizar sus actos como típicos del género masculino y que no se les exige que respondan por sus actos.

Susana, Alice y Tatiana, por otro lado, representan a todas las mujeres que necesitan estar a la altura de la etiqueta que se les impone desde del nacimiento de “mujer intocable que es educada con buenos valores” que no tiene -ni debe tener- la capacidad de equivocarse o romperse.

xt9ybig1km5tzxu5miovwteq8ao

No está de más recordar el daño que la reproducción de dichos estereotipos ocasiona a la creación de discursos de equidad de género. Por ello, considero que es nuestra responsabilidad como audiencia identificar este doble estándar presente en las películas y series que consumimos y no quedarnos callados sobre ello.

Anna Kendrick: música, humor negro y 8 de sus películas que no te puedes perder

Si hay alguien que se ha visto más beneficiada por la creciente demanda de actrices cómicas con tintes dramáticos en su filmografía es, sin duda alguna, Anna Kendrick, actriz cuya carrera despegó gracias a su participación secundaria en la saga de Twilight y que actualmente es reconocida como una de las más grandes representantes de la comedia en Hollywood.

El interés de Kendrick por la actuación surge desde su niñez cuando, con tan solo 12 años, logró obtener el papel de Dinah en High Society  de Broadway. Desde entonces, se ha dedicado a participar en diferentes, y muy variados proyectos, donde ha logrado mostrar su innegable talento en el canto, la comedia y la actuación.

La actriz se ha distinguido por aparecer en un sinfín de películas, tanto como protagonista, como actriz secundaria. Por ello, y gracias al creciente interés que tengo por su carrera, he decidido crear un listado con sus mejores actuaciones en el cine, con el fin de que se disfrute en un día de binge-watching.

Películas donde Anna Kendrick es protagonista.

Pitch Perfect (2012) Jason Moore

pitch-perfect-01

La película gira alrededor de Beca, una chica que quiere dedicarse a mezclar música pero, gracias a la insistencia de su padre, termina inscribiéndose a una escuela donde forma parte de un grupo femenino de acapella.

Este es uno de lo primeros filmes donde Kendrick pudo capturar la combinación perfecta entre su rango vocal y la comedia involuntaria que una historia tan formulaica como esta necesita. El Soundtrack es imperdible y la química entre las protagonistas es esencial para la película.

Vela si te gustó: Hairspray o Mamma Mia. 

Drinking Buddies (2013) Joe Swanberg

image-e1378490412147

Técnicamente, Anna es una de los 4 protagonistas de este filme independiente donde se explora el tema de las relaciones tanto de pareja como de amistad y el enorme espacio simbólico entre ambas. Kendrick interpreta a Jill, una chica que se encuentra en una posición difícil al verse envuelta en el amorío entre su novio Luke (Jake Johnson) y Kate (Olivia Wilde), mientras tiene que lidiar con sus propios problemas.

Lo que hace que su actuación llame mucho la atención es la naturalidad con la que actúa a su personaje. Gracias a ella, podemos ver como audiencia todo el rango de emociones que Jill experimenta cuando se da cuenta de lo que está sucediendo a su alrededor y también en sus subsecuentes consecuencias emocionales.

Extremadamente recomendable para las personas que gustan del cine independiente, las historias simples, el desarrollo de personajes y el análisis de conceptos actuales como el amor, la relación de pareja y el autoestima.

Vela si te gustó: Your Sister’s Sister, Frances Ha o Greenberg.

Rapture-Palooza (2013) Paul Middledich

rapture-palooza-2013_65911372217597

Película de humor negro donde la actriz interpreta a Lindsey, una de las pocas personas que, junto con su novio Ben (John Francis Daley), se queda atrás el día de la llegada del demonio a la tierra, mientras el resto de los humanos son rescatados por dios para ser elevados al cielo.

En este filme, la actriz nos muestra el rango de comedia que es capaz de alcanzar y lo mucho que un actor o actriz se puede divertir cuando no se toma en serio una historia. Contiene mucha comedia física, chistes vulgares y profanidad.

Vela si te gustó: This Is The End.

The Last Five Years (2014) Richard Lagravenese

tlfy-banner

Una historia de amor y desamor musical que muestra la relación de Cathy y Jamie (Jeremy Jordan) a lo largo de 5 años. La narrativa sucede de forma anacrónica ya que se combinan los puntos de vista de cada personaje, mientras el pasado y el futuro se cruzan a lo largo de cada canción.

En mi opinión, una de las mejores actuaciones de la actriz. Kendrick canaliza y representa impecablemente a una mujer enamorada que termina por romperse después de vivir un matrimonio pasional y muy intenso con el hombre que consideraba el amor de su vida. Sobra decir que, una vez más, nos muestra que cuenta con un gran rango vocal y una enorme capacidad de representar personajes completos.

Vela si te gustó: (500) Days of Summer, Ruby Sparks, Once.

Películas donde Anna Kendrick es personaje secundario

Up In The Air (2008) Jason Reitman

13

Esta película nos presenta a Ryan (George Clooney) la estrella de una empresa que se dedica a volar de ciudad en ciudad para despedir empleados de otras empresas. Kendrick interpreta a Natalie, una soñadora que propone un nuevo método con el que no se necesite moverse de un lado a otro para llevarse a cabo y que termina por acompañar al protagonista a lo largo de todos sus viajes.

Gracias a esta película, Anna obtuvo su primera nominación al Oscar como mejor actriz de reparto, reconocimiento que, sin duda alguna, merece por su sorprendente interpretación de Natalie, una mujer que se niega a rendirse ante la negatividad a su alrededor y las falsas esperanzas de aspirar a conseguir un trabajo mejor.

Vela si te gustó: The Descendants o This is Where I Leave You. 

Scott Pilgrim Vs. The World (2010) Edgar Wright

scottpilgrim05

Adaptación del cómic con el mismo nombre donde un adolescente (Michael Cera) se enfrentar literal y figurativamente a los exnovios de la chica de sus sueños, Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead), mientras vive en un mundo lleno de referencias a los videojuegos y cultura pop de 1980 y 1990.

Kendrick interpreta a Stacey Pilgrim, la hermana del protagonista e innegable confidente.  Un personaje que, de haber sido interpretado por otra actriz, no sería más que otro cliché unidimensional.

Vela si te gustó: No hay comparación, simplemente hay que verla.

50/50 (2011) Jonathan Levine

50-50-movie-poster1-copy

Película que presenta la vida de Adam (Joseph Gordon-Levitt), un chico que se entera que tiene cáncer y el viaje personal en el que se embarca para confrontar las diferentes formas en las que él y la sociedad entienden y representan a dicha enfermedad en la actualidad.

Anna es Katherine, la psicóloga de Adam que le ayuda a enfrentarse a la realidad que vive mientras tiene que lidiar con sus propios problemas. De todas las actuaciones de la actriz, creo que es de las más simples, pero también una de las más sinceras.

Vela si te gustó: Miss You Already The Bucket List.

The Voices (2014) Marjane Satrapi

voices

De todas las películas del listado, sin duda es la más extraña. Cuenta la historia de Jerry (Ryan Reynolds) un empleado de una fábrica de tinas que sufre de alucinaciones manifestadas como voces en sus mascotas. Alucinaciones que terminan provocando que asesine a Fiona (Gemma Arterton), la chica de la que se encontraba enamorado.

En este filme, Kendrick interpreta a Lisa, una de sus compañeras de trabajo y amiga de Fiona, que termina por convertirse en una cabeza más en su refrigerador. Con este personaje, la actriz muestra lo bien que se adapta a una comedia inteligente y surreal y lo lejos que es capaz de llegar cuando se trata de comprometerse con la historia.

Vela si te gustó: Filth o Shutter Island.

¿Qué te pareció? ¿Tienes otras películas de Anna Kendrick que te gustaría compartir? No olviden dejar sus comentarios y ¡disfruten del binge-watching!