Archivo de la etiqueta: Birdman

The color narrative in audiovisual stories.

It’s very well known that our brain has a wonderful way of working when it comes to color. It could react to a certain, and specific, situation depending on the one that surrounds the person at issue the same way it could understand a feeling with an  auxiliary color. Color is important to our lives. Color is everywhere.

Color is a wonderful narrative device that can carry a whole scene with emotional depth and no dialogue whatsoever. The beauty of it lies in its habilty to communicate directly with our feelings whereas our brains can fully understand the message separately.

So, it’s not suprise that color and audiovisual stories (TV and Cinema) have had, from the very beginning, an intrinsical link.  With color you can transform a bubbly and happy scene into something dark and sinister, you can also communicate to the audience the frame of mind of a certain character by the color he or she is wearing in their clothes, and you can even distinguish periods of time, on a movie or TV show, with color and shades.

You could say a lot of things just by using one color. Blue can be related to sadness and melancholy the same way it could be linked with life. Yellow, on the other hand, can be attached with happiness and magic, but also with anger.

You just have to take a look into the current TV shows on air to find color narratives all over the place. Whereas Netflix’s Jessica Jones tries to mimic the film noir atmosphere we all love with dark surroundings and grey areas in its sceneries, Unbreakable Kimmy Schmidt paints its frames with bright and happy colors to imitate the kind of psychotropic world where all its characters live in.

In Richard LaGravanese’s nonlinear narrative film, The Last Five Years,  we understand that a time jump happens -in the past and in the future-  by painting all over the sad scenes with intense dark gloomy colors, and with colorful bright shades on the happy ones.

TheLastFiveYears The_Last_Five_Years_Jeremy_Jordan_Anna_Kendrick

The same thing happens in Alejandro González Iñarritu’s Birdman, when the narrative is trying to tell apart the dream sequences, using yellow tones,  from the reality, with blue hues, only to mix them up by the very end when the character, and the movie, can’t tell the difference between Birdman and Riggan Thomson.

Notwithstanding, in Judd Apatow’s anti-rom-com-ish Netflix show, Love,  we see, in the first episode, our protagonist Gus buying  online a blue rug before breaking up with her girlfriend, only to discover the next day an orange one standing on his door. Right after this, Mickey bumps into his life using an orange blouse, and, from that very moment, we see both of them wearing clothes with all the possible variations of this colors all over the season, like a colorful dance of feelings.

love-tv-review-netflix

Something similar happens with Robin Wright’s character in House Of Cards, Claire. Whilst her wardrobe in the show consists in a wonderful variety of beautiful and elegant dresses, its colors oscillate between white and black depending on how dark or empathic she acts along each episode. So is natural to see her wearing a sober black dress while scheming a new plan with her husband to win over the white house in one scene, and using a white and delicate gown in bed with her lover in another.

House-Cards-Style robinwright3-photos

There’s even an interesting internet theory that develops on the ambivalency between the constant presence of  purple and yellow in How I Met Your Mother that suits very well within their narrative logic.

Color is, then, more than just a tool that could turn animated images into life.  Color, as it happens with feelings an sensations, is constantly attached to our perspective and our usual way of understanding life. We translate experiences that we paint with our minds.

Color is extremely important within any audiovisual story narrative. Whether a movie or a TV show is trying to communicate the very central core of its message using a beautiful color palette or accompanying a character quest between realms with only one shade, color will always be the perfect way to do so.

 

 

El año de las antiheroínas y las otras masculinidades.

Los personajes en una historia son clave para llevar al espectador a través de un complicado entramado de narrativas en cualquier producto de entretenimiento (Televisión, cine, libro etc…). Sin embargo, necesita estar lo suficientemente bien estructurado y perfilado para poder llevar una historia a cabo.

Este año, sin lugar a dudas, hubo muchos personajes cinematográficos que -a mi parecer- tuvieron muchísimos elementos que los ayudaron a conformarse como personajes relevantes para la historia y, sobretodo, individuos completos capaces de transmitirnos un rango amplio de emociones.

Este año fue cuando pudimos conocer más antiheroínas y antítesis de estereotipos de género. Fue el año de la búsqueda de uno mismo pero, al mismo tiempo, la época de los personajes perdidos en si mismos, totalmente alejados de los contextos que los rodeaban.

A continuación, enlisto los personajes (no actores) que más me llamaron la atención en el cine este año.

-Amy (Gone Girl)

Sin duda alguna, este año se distinguió por presentar personajes femeninos más -y mejor- estructurados, con leitmotivs que iban más allá de su acompañamiento tradicional con el hombre y con menos tropes dónde colocarlas.

Amy, en mi opinión, fue el mejor ejemplo de ello. Desde su primera aparición en la novela de Gillian Flynn, la autora nos hace saber que Amy es todo menos una chica tradicional y, gracias a su co-narrativa, podemos ver todo lo que compone a este personaje como una persona completa: sus miedos, sus anhelos, sus aspiraciones y sus planes de vida.

Amy, tanto en el filme como en el libro, es una mujer fuerte capaz de defenderse por si misma, de alterar el paradigma tradicional de la esposa ideal y convertirla en una mujer empoderada  (al borde de un colapso).

Con la introducción de Amy al mundo cinematográfico veo, con gusto, un buen futuro para los personajes femeninos que no buscan estar dentro de un mismo status quo y que buscan desafiar las reglas de la misma forma que cualquier otro anti-héroe masculino tan utilizado  actual.

gone-girl-01_612x380

– Gustave (The Grand Budapest Hotel)

La aparición de Gustave sólo me ayudó a reforzar la idea que traigo sobre el cine este año: la creación de nuevos y mejores personajes dispuestos a desafiar el M.O. que tanto se ha encargado la industria de depositar en ambos géneros.

Con Gustave me sucedió lo mismo que con Amy (en Gone Girl). Me encontré con un personaje masculino que buscaba deshacerse de los tropes de masculinidad que tanto se pueden encontrar en la cartelera actual.

Lo que más me llamó la atención de Gustave fue la forma en la que el director se dedicó a mostrar una masculinidad diferente: sí, un poco picarona y mujeriega, pero siempre con un lado delicado y gentil que lo distinguía de entre los demás personajes. Disfruté muchísimo, y me sorprendió gratamente, toparme con un individuo tan seguro de si mismo -y de su sexualidad- frente a la pantalla.

El mensaje es claro: hay una parte de la industria cinematográfica que está cansada de los estereotipos de género actuales y que no se detendrá con ellos. Y yo no podría estar más de acuerdo.

GHB_9907 20130130.CR2

-Joe (Nymphomaniac)

La construcción del personaje de Joe me pareció impresionante. Lars von Trier logró, en dos películas, desnudar (literal y simbólicamente) la mente de una mujer profundamente conectada con su lado sexual y totalmente aislada del contexto que la rodea.

Desde la primera escena entendemos porqué Joe hace las cosas que hace a lo largo de la película y cuál es su M.O. que rige sus acciones. El sexo, entonces, toma un segundo plano y sirve como plataforma para ponernos en el mismo camino que Joe sigue. Al mismo nivel de las decisiones que que toma.

Contrario a los otros dos personajes, Joe se encuentra en constante movimiento y en búsqueda de una identidad propia que la defina lejos de su sexualidad. Sin embargo, para el final de la película, nos percatamos de que ella siempre supo quién era, sólo necesitaba quitarse los paradigmas de género que ella misma se había colocado.

Nymphomaniac funciona a la perfección como una película de auto-exploración y de (re)conocimiento de la identidad propia. Algo que, me parece, que es tratado de una forma muy sutil y bella.

nymphomaniac-2311224

-Riggan Thomson (Birdman)

Este personaje, al igual que Joe,  se encuentra en una búsqueda constante de si mismo. Sin embargo, ésta se encausa hacia la recuperación de su (supuesta) identidad anterior, cuando la fama era lo que definía su vida.

En Birdman, Inárritu utiliza el teatro (y sus pasillos claustrofóbicos) para presentarnos a Riggan: una estrella de cine de los 80s que busca recuperar la fama y el reconocimiento del que gozaba hace tanto tiempo.

Resultan interesantes las técnicas que el director utiliza para explicar la forma de pensar de su personaje principal. De entrada, tenemos un pequeño teatro, con pasillos sofocantes y oscuros que reflejan lo que Riggan siente y piensa todo el tiempo: perderse en el laberinto que conforma su mente.

screen-shot-2014-06-16-at-11-45-12-am

Son personajes así, como estos 4 individuos, los que ayudan a definir nuevos paradigmas de historias en el cine. Aquellos que apuestan más por la introspección y la ruptura de paradigmas en las narrativas cinematográficas.

Si el próximo año continua sobre este camino auguro otro excelente ciclo de cine.

Lo mejor del 2014 en cine

Me gustaría comenzar una temporada de entradas que se centren en destacar lo mejor (que he visto) en cuanto a entretenimiento en el 2014. Por ello, y en función de mi predilección, comenzaré con la relacionada con el cine.

Como lo he mencionado antes, el 2014 fue un gran año para el cine. Si hay algo que lo distingue de los demás es la versatilidad y diversidad de historias. Pudimos encontrarnos con aventuras épicas en el espacio, en un pequeño hotel en Europa,  en las habitaciones de familias modelo, personajes entrañables con delirio de grandeza,  extraterrestres seductoras en busca de su próxima víctima y parejas al borde de el colapso.

Cabe aclarar que películas aclamadas por la crítica como ‘Boyhood’, ‘Obvious Child’ y ‘The Double’ no quedaron en esta lista porque no las he podido ver. Sin embargo, estoy seguro que habrían estado en los primeros lugares.

Entonces, sin más, comencemos con el conteo.

10) Guardians Of The Galaxy (James Gunn)

Sin duda, la última adaptación de Marvel al cien fue una grata sorpresa para mí. Fui a verla sin saber nada sobre ella más que Andy (de Parks And Recreation) era el protagonista y, por ello, había bajado tanto de peso.

La historia me parece que es muy similar al filme de The Avengers (de la misma compañía) sin embargo, el conjunto de personajes en esta película me pareció mucho más ingeniosa y divertida. Pero, sobre todas estas cosas, lo que más me pareció interesante es la excelente forma de llevar una historia así al espacio, sin caer en la caricatura ni la ridiculez excesiva.

GuardiansOfTheGalaxy

09) Relatos Salvajes (Damián Szifrón)

Este es uno de los mejores ejemplos de película en los que entro a la sala sin esperar nada y salgo de ella fascinado. Sin duda, esta propuesta fílmica Argentina fue otra de mis grandes sorpresas del año.

Relatos Salvajes se conforma por pequeñas historias que giran alrededor de un grupo de individuos que son llevados al límite e, inevitablemente, terminan por perder los estribos. cada una de ellas se distingue por su impecable fotografía e hilarante humor negro.

Mis favoritas: Pasternark, Bombita y Hasta Que La Muerte Nos Separe.

??????????????????????

08)  Snowpiercer (Bong Joon-ho)

Una verdadera joya de la ciencia ficción de este año. No sólo por las increíbles actuaciones de Chris Evans y Tilda Swinton (una increíble y despiadada ‘cuidadora de la paz’ que raya en lo ridículo) sino por la propuesta de una historia diferente que brinda elementos nuevos al contexto cinematográfico.

En el filme, se muestra un futuro apocalíptico donde todo el planeta se encuentra hundido en una era glaciar y lo único que queda de la raza humana vive en un tren que lo recorre por completo. Cabe destacar que toda la acción sucede dentro de un tren y sus enormes carros, dando una sensación de claustrofobia perfecta para ambientar la historia. Sin duda, muy recomendable.

Chris-Evans-Tilda-Swinton-and-Octavia-Spencer-in-Snowpiercer

07) Interstellar (Cristopher Nolan)

Una de las películas más esperadas del año y que, sin duda, supo cumplir con su cometido de presentar una historia de ciencia ficción innovadora y muy entretenida. En él vemos como Cooper y un grupo de astronautas se embarcan al espacio, y a través de un hoyo negro, en busca de otro planeta para que la raza humana pueda habitar.

Por supuesto que, como cualquier otro filme de Nolan, esta película cuenta con giros de tuerca inesperados (y esperados a la vez) que, por lo que he visto,  provocan cierto disgusto entre los espectadores al momento de resolver los nudos de la historia. Algo que, personalmente, me parece ingenioso.

bg

06) Gone Girl (David Fincher)

Desde que me enteré que una de mis novelas favoritas de Gillian Flynn iba a ser adaptada al cine por David Fincher supe que iba a ser una película que valdría la pena ver y, afortunadamente, no estaba equivocado. En ella, nos encontramos frente a la desaparición de Amy Dunne y la (posible) culpabilidad de su esposo Nick Dunne.

La adaptación es soberbia, las actuaciones increíbles y el ritmo de la historia impresionante. Una de las cosas que más me llamaron la atención fue la inteligente crítica (reflejada íntegramente en el libro) hacia los medios de comunicación estadounidenses y la complicada batalla de géneros que se vive en la actualidad.

GONE GIRL, from left: Ben Affleck, Rosamund Pike, 2014. ph: Merrick Morton/TM & copyright ©20th

05) Under The Skin (Jonathan Glazer)

Otra gran sorpresa de ciencia ficción de este año. Una extraterrestre (personificada por la maravillosa Scarlett Johansson) tiene la tarea de reclutar hombres y llevarlos a su hogar, donde son despojados de su piel y asesinados al instante.

El filme cuenta con una perfecta combinación entre historia oscura e introspección y que, gracias a ello, suscita las preguntas más básicas del ser humano sobre quiénes somos y cuál es nuestro propósito de existir. Sin duda, una de mis propuestas innovadoras favorita del año.

undertheskin_2850579b

04) Nymphomaniac (Lars von Trier)

Lars von Trier y su filmografía han estado presentes en los últimos 10 años de vida (sobre todo porque hice mi tesis con Dogville) y siempre que estrena una película nueva logra sorprenderme y dejarme con un buen sabor de boca.

Sus historias son cautivantes, los personajes profundos, la música hermosa y la fotografía extraordinaria. Nymphomaniac no se queda atrás con ninguna de estas características. Creo que nunca había visto un filme donde el acto sexual fuera retratado de una forma tan explícita y hermosa a la vez.

Ciertamente, no es la mejor de sus películas pero sí una de las más digeribles y menos pesadas. las analogías y simbolismos son de lo más sublimes.

descarga

03) Birdman (Alejandro González Iñárritu)

Personalmente nunca he sido muy fan del cine de Iñárritu. Reconozco que su trilogía de ‘Amores Perros’, ’21 Gramos’ y ‘Babel’ es muy interesante pero no de mis favoritas. Sin embargo, con ‘Birdman’ recibí una bofetada con guante blanco.

Iñárritu nos presenta a Riggan, un actor olvidado que intenta regresar a la mente de las audiencias al adaptar uno de sus libros favoritos de la infancia y, en el camino, volverse relevante de nuevo.

En Birdman nos encontramos con todos los miedos con los que cualquier persona se ha enfrentado alguna vez: el temor a no ser relevante, el olvido, la soledad, la locura, la falta de independencia y el miedo a ser libre.

Cabe destacar la actuación de Emma Stone que se perfila para a ser la inevitable ganadora en la temporada de premios que está por comenzar.

birdman

02) Lucy (Luc Besson)

Es la única película con la que he salido del cine sin habla, pasmado e impresionado. La última historia del director francés se volca en Lucy, retratada por Scarlett Johansson (¡el año de Scarlett!), una mujer que logra utilizar toda su capacidad cerebral después que una bolsa de droga le revienta dentro del estómago.

Lo que en un principio pintaba para ser un simple filme sobre una mujer con superpoderes terminó por convertirse en un discurso metafísico que busca responder, y justificar, la existencia del propio ser humano y el destino que cada uno traza en sus propias vidas.

Imperdible.

05

01) The Grand Budapest Hotel (Wes Anderson)

Guión impecable. Personajes espectaculares. Fotografía sublime.

The Grand Budapest Hotel es un thriller donde Wes Anderson nos habla de todo y de nada a la vez. Es una historia donde sucede de todo y que, sin embargo, no se siente que haya pasado nada. Es el caballo de Troya cinematográfico del año. Ni más ni menos.

Tony-Revolori-and-Saoirse-Ronan

Birdman (o La inesperada virtud de ser una persona libre)

Ayer fui a ver la nueva película de Alejandro G. Iñárritu, ‘Birdman’, y salí del cine pasmado. No sólo porque goza de un cast tan versátil y capaz de sacar adelante una historia tan estructurada ésta, sino también por contar con uno de los finales más satisfactorios y sólidos que hace mucho no veía en un filme.

‘Birdman’ retrata la vida de Riggan Thomson, un actor olvidado por la industria que busca desesperadamente volver a ser relevante -y reconocido- con la adaptación, dirección y actuación, de una obra de teatro importante significado en su vida.

birdman

El tema de la relevancia es circular y permanente en toda la película. Riggan constantemente trata de convencer a los demás -y así mismo- de que es una persona que vale la pena ponerle atención, pero al mismo tiempo, cae en el juego de tortura psicológica donde nadie duda más en eso que él mismo. Algo que me recordó muchísimo a una película (igual de magnífica) del año pasado: Blue Jasmine, de Woody Allen.

Tanto Jasmine como Riggan son individuos que lograron llegar a la cima y perdieron todo en el camino. Ambos buscaban ser reconocidos, famosos, y relevantes. Para Jasmine su relevancia radicaba en tener una vida llena de lujos y vida social; para Riggan significaba ser una estrella de Hollywood relevante y reconocida.

Para los dos, su peor momento sucede cuando pierden toda credibilidad ante la sociedad y comienzan a ser caricaturas de lo que alguna vez fueron, simples ecos que transitan por la vida esperando alcanzar ese segundo aire que aseguran que la vida les tiene prometido.

jasbreakdown

Y, de alguna forma, lo logran: Jasmine conoce a otro hombre que le proporciona esa vida de lujo que tanto anhela. Riggan monta una obra en la que invierte todo su dinero y tiempo para volver a ser reconocido.

Pero no es sino hasta el final cuando los ecos directos entre ambas películas chocan. No pienso spoilear lo que, en mi caso, fue el momento más mágico de toda la película pero sí puedo asegurar que la cosa no termina bien.

birdman-2014-emma-stone-636-380

En ambas películas, los protagonistas le hacen honor a las etiquetas simbólicas que los directores depositan en ellos. Jasmine  busca, a como de lugar, ser la flor más hermosa del campo de la misma forma que Riggan espera volar tan alto como el personaje que tanto le dio la fama. Los dos esperan ser libres al mismo tiempo que necesitan de la validez de los demás para lograrlo.

Para mí, ‘Bridman’ es un balance perfecto entre argumentos sólidos y mensajes claros. En el mundo de Riggan está presente la sociedad que juzga y etiqueta, el torturador que todos llevamos dentro, los medios que critican y la inestabilidad emocional del ser humano. Pero, sobretodo, es tan recalcitrante el tema de la libertad que da entrada a una relevancia tan poderosa y potente capaz de emocionar a cualquiera.

Si lo que Riggan Thomson quería era ser relevante, con ‘Birdman’ lo logró con creces.