Archivo de la etiqueta: Clara Oswald

The Clara Oswald Conundrum: The ghost, the immortal or the impossible girl.

Fair warning: This post is entirely devoted to Clara Oswald’s presence throughout Doctor Who’s seasons 7-9. Hence, there’ll be major spoilers from the entirety of season 9 and specially from the season finale.

Well, here we are again, at the brink of yet another divisive season of Doctor Who -one of the best I’ve seen, If I must say- and, yes, we must embarce ourselves to start saying  our goodbyes to yet another magnificent companion who’s currently leaving the show: Clara Oswald, but who’s really this impossible girl? What were her motives all along during her four-ish year arc? What we’ve learned from her? Fear not my dearest, my intention with this post is to make a deconstruction-ish of this misterious girl, a somewhat Swan Song to give a proper goodbye to one of my favorite Doctor Who companions ever. Shall we?

From the first moment we met Clara Oswald, (Our Clara, not one of her echos) in the last minutes of ‘The Snowmen’, we realize that she is no ordinary girl -of course, we mostly go on with it at this point of the story because we’ve already met two of her echos before- and she is really aware of it.

Her first line (“I don’t believe in ghosts”) could perfectly be set off against her immovable belief on the Doctor’s constant regard towards his companions as no more than ghosts (something  we can remember of on a dialogue taken from ‘Hide’). Something that, in my opinion,  could perfectly sum up everything that Clara was, her motives, and the person she became at the very end of her arc. A very powerful statement indeed.

Clara didn’t wanted to be another forgotten ghost on the Doctor’s graveyard in the first place. She wanted to be remembered, to be immortal. Whilst the ghost portrayal, in Clara’s mind,  operated as a remembrance of a lost life, the immortal persona acted out as a reminder of a life well lived.

That’s why she was constantly reminding him of this (“Run you clever boy, and remember me”), unknowingly that this very idea will ultimately seal her fate. As far as we know, Clara blew in into the world as a leaf, lived all kinds of adventures and fly off as wisp of smoke by facing the raven.

Doctor-78-Clara-Leaf_zps9163cdae

When we first met her as a crucial character on ‘The Bells Of Saint John’, we learned that she was a nanny of two young children, something that her mother cared about and used to do. Symbolically, being a nanny is, at firsthand, the best way to be remembered by someone. Children often recall what they’ve learned from the regular presence of a certain individual in their childhood. Most of the times, this place goes to the nanny. This idea expanded itself when she met the Doctor.

Fearless and valiant, Clara accepted to travel with the Doctor’s Eleventh incarnation waiting to meet new and wonderful places where she can be remembered.  From The Rings Of Akhateh to Trenzalore, Clara Oswald found a way to be a constant in a lot of people’s life, and from the very moment she stepped into the Doctor’s timeline, she managed to stand by on every crucial moment of his entire life. After all, what better way to be immortal than splintering yourself throughout a Timelord’s timeline? The ultimate immortal being.

Make no mistake, Clara Oswald’s actions were not selfless. Notwithstanding, her feelings towards the Doctor were real. She did care about him, in fact, he became the most important man in her life later on. Something that messed her relation up with his boyfriend Danny Pink, in my opinion,  and narrative speaking, a character who’s sole function in the show was to humanize the already Doctor-like immortal Clara.

Therefore, one of the most Clara-like traits was, undoubtedly, her ability to always put everybody before her, specially when it came to children. Her tremendous dedication to guarantee safety and happiness in other people’s life was one of the main reasons the Doctor got another set of regenerations and, surely, why she started to teach on Coal Hill school on the first place.

Se devoted her entire life soothing children and making sure they didn’t grow up motherless (or fatherless) like she did. So, from the very beginning of her adventures, when she calmed down Merry Gejelh, to her last breath, when she sacrificed herself to the raven in order to give Rigsy’s son a full life with his dad, she  always had one thing in mind: never stand down when an infant’s life were in danger.

Clara’s actions were big and significant. Nevertheless, a great deal of them came from a reckless place of debauchery and overconfidence. Spending so much time along the Doctor’s side made her think that everything, even death, could (and should) be overcomed. Risks stopped being too dangerous and adventures became part of her life. At on point,  immortality wasn’t just only about being remembered, it also meant running away from death.

flatline-promo-pics-141

This way of thinking suited perfectly to the Doctor’s M.O. His companion, on the other hand, wasn’t supposed to legitimize it. You see, immortality is a very tricky concept to begin with. In Clara’s case, her fearless choices and brave ways of thinking were the perfect combination to ratcheting her up towards this already traced road. One thing, that in my opinion, she didn’t reckoned to achieve in a real way.

That’s why her actions forced her to face the raven and  confront the consequences. Although, with the events occured on ‘Hell Bent’, Clara succesfully managed to delay her death just in time to enjoy a handful of adventures with a TARDIS of her own and a faithful companion embodied by Ashildr’s ‘Me’, whilst she became an eternal (but faceless) print on the Doctor’s mind. In the end Clara single-handedly became the (immortal) Doctor in spite all odds (she even died in a regeneration pose, for god’s sake!). The perfect ending to an impossible girl.

Clara-Oswald-Jenna-Coleman-in-Face-the-Raven

So, please,  next time you think of Clara, ask yourself the next question: Clara Who?

 

 

 

 

 

Cuando la fuerza de un río es frenada: deconstruyendo a River Song.

Antes de comenzar a desarrollar esta entrada quiero aclarar que por ningún motivo pretendo minimizar -ni denostar- al personaje de River Song. Yo mismo me considero fan de la arqueóloga y su arco argumental en la historia del Doctor, particularmente en el área romántica. Con este análisis quiero adentrarme, un poco, en la profundidad narrativa que los escritores (especialmente su creador Steven Moffat) le otorgan, así como la forma en que ésta fue construida.

El personaje de River Song se nos presenta en la era de el Décimo Doctor, cuando Steven Moffat no era el showrunner y la batuta la cargaba Russel T. Davies. El primer capítulo donde conocemos a la Doctora es -dentro su línea del tiempo- el último de su vida. De esa forma, desde un principio, se nos explica que ella y el Doctor tendrán encuentros fortuitos en líneas del tiempo atravesadas.

Dentro del universo diégetico de la serie, River Song (Originalmente Melody Pond) es la única hija de Amelia Pond y Rory Williams, los companions del Onceavo Doctor en la quinta a la séptima temporada. La pequeña niña es secuestrada por la orden de El Silencio para convertirla en el peor enemigo del Timelord y que- contrario a su plan original- termina por enamorarse de él.

A simple vista, se podría decir que River Song es un personaje femenino -bien construido- y empoderado. Sin embargo, al investigar mucho más el trasfondo, y dejando atrás la fachada, se dejan ver una serie de matices y huecos narrativos que evidencian todo lo contrario.

Para poder entender esto, quiero invitarlos a realizar un ejercicio imaginativo. Pensemos el universo de Doctor Who como una estructura que -por sí misma- es capaz de erigirse . Ahora imaginemos al Doctor como la columna central que sostiene toda la estructura y a sus companions como las columnas adyacentes que le ayudan a sostener la estructura. Ahora, en este ejercicio, ¿dónde colocarían a River Song?

A primera vista, se pensaría que es también una columna adyacente que ayuda a soportar la estructura, pero al analizar más allá de la fachada narrativa que conocemos y adentrarnos en lo más profundo de su construcción narrativa la entenderíamos -más bien- como un pequeño soporte que funciona como extensión de la columna central de la estructura.

Me explico, River Song, en lo más profundo de su construcción narrativa, funciona como más como herramienta argumental que como personaje por si sola. Algo que distingue a su creador, Steven Moffat, en su forma y estructura narrativa con muchos de sus personajes.

melody2bregenerates2b002

Desde su concepción -dentro del universo de Doctor Who- es creada para funcionar como un arma contra el Doctor. La orden de El Silencio -literalmente- le otorga un sólo propósito en la vida: aniquilar al Timelord. Lo mismo sucede en su construcción narrativa, su personaje tiene el único propósito de fungir como proveedora de una institucionalización del Doctor.

Todo lo que sabemos de la Doctora Song -o su bagaje de vida- tiene que ver con el Doctor. Si nos pusieramos a analizar todos los momentos que se nos presentan como parte de la historia de Melody Pond nos encontraríamos con que en todos tiene que ver el Doctor. No hay un sólo momento de su vida -que la narrativa nos presente- donde no influya de algún modo a la vida del Doctor. Melody Pond no tiene vida fuera de la línea del tiempo del Doctor.

En los únicos capítulos donde sabemos un poco sobre su infancia, como los son ‘The Impossible Astronaut’ y ‘Day Of The Moon’, lo hacemos porque el Doctor tiene un asunto pendiente que resolver en el mismo lugar en el que se encuentra ella. Lo mismo sucede en el único capítulo que muestra su adolescencia, ‘Let’s Kill Hitler’,  donde su leit motiv es conocer al Doctor y matarlo.

r104z6

No hay un sólo momento donde podamos ver a River Song viviendo su vida fuera de la TARDIS. Los escritores no nos muestran a Melody Pond sin el Doctor. Lo que provoca que un personaje que intenta presentarse como una construcción femenina empoderada sea reducida a una mera herramienta narrativa con un único propósito de ser extensión Doctor. Incluso su decisión de dedicarse a la arqueología comienza por el interés de encontrar al Timelord.

Con esto no quiero decir que River Song tenga la obligación de vivir pegada al Doctor. Al contrario, mi argumento se centra en las injusticias que la narrativa comete con su personaje y cómo el progreso de su vida y su presencia en la historia -como estructura narrativa escrita por alguien- no va más allá que de los momentos donde el Doctor se topa con ella. No hay una intención por saber más de ella fuera de la vida del Doctor.

Algo muy parecido sucede con Clara Oswald -también escrita por Steven Moffat- en la séptima temporada. Mientras Melody Pond es creada para matar al Doctor, Clara existe para salvarlo (hablando de antítesis ¿eh?). Ambas mujeres son importantes misterios por resolver a lo largo de sus respectivas temporadas, lo que imposibilita poder conocer más sobre ellas.  Son utilizadas como arcos argumentales y no como individuos con acciones y motivos propios.

series5riversong

Regresando a la estructura que les planteo en un inicio, Melody Pond debería fungir como una columna adyacente y no como un soporte extensivo de la columna central. De forma que River Song debería tener el lugar que le corresponde como personaje femenino vital para el transcurso de la historia y no como herramienta argumental que ayude a institucionalizar la presencia del Doctor.

River Song debería ser algo más que la esposa del Doctor. River Song no debería de basar sus decisiones importantes de vida con base en sus encuentros con él. De esa forma, no tendría por que ser arqueóloga sólo para encontrar al extrarrestre, ni debería entregarle el resto de su vida -literalmente- a un hombre que acaba de conocer.

Si los escritores se enfocaran en desarrollar su vida sin la sombra del Doctor encima de ella podríamos encontrarnos con increíbles matices narrativos que nos permitiría conocer de verdad a un personaje tan extraordinario como River Song y no sólo la superficie en la que la historia la involucra.

Todo esto no le hace justicia a un personaje que tiene todo para ser una mujer empoderada, con una historia lo suficientemente fuerte para llevarla por sí misma y sin la necesidad de la presencia recalcitrante de una figura masculina como la del Doctor que necesitara validarla.

 

 

¡Gerónimo!

Como muchos aquí sabrán, Doctor Who es una de las series que más me ha marcado y -por supuesto- goza de un lugar privilegiado en mi top de series favoritas. No sólo es la emoción y el sentimiento que los escritores le imprimen a cada capítulo sino la construcción tan elaborada con la que los personajes principales nos deleitan semana con semana.

Por un lado tenemos al companion, aquel personaje que refleja -y representa- a todos los whovians regados en el planeta que seguimos siendo curiosos por las maravillas que nos rodean todos los días. Por otro está el Doctor, aquel individuo que representa todas nuestras ambiciones y sueños por cumplir. El Doctor es la viva imagen de todas nuestras (posibles) decisiones que hemos tomado y nos quedan por tomar.

En mi caso, el Onceavo Doctor es la representación inequívoca de esa percepción que tengo de la vida. Refleja mis ambiciones de la misma forma que evidencia mis miedo e inquietudes. Esta regeneración del Doctor no sólo es mi favorita sino, también, la viva imagen de mis anhelos y supuestos de lo que debería ser mi vida.

Para mí el Onceavo Doctor representa a un individuo dispuesto a confrontar sus miedos mientras trata de encontrarle el lado divertido a la vida.  Por ello, y a modo de celebración del cumpleaños de mi Doctor favorito -Matt Smith-, he decidido enumerar mis 5 capítulos favoritos de la era del Onceavo Doctor. Aquellas historias que me han dejado impactado y siempre con una sonrisa de oreja a oreja.

5) The Rings Of Akhaten.

Doctor-Who-7.7-Shot2

Una historia que comienza simple y termina siendo simple, pero siempre conservando los pequeños detalles que lo hacen ser tan espectacular. Desde la hermosa The Long Song interpretada por la Reina de los Años Merry Gejelh hasta el discurso final de Eleventh donde es imposible no sentir escalofríos por la increíble actuación de Smith frente a la sensación de  imposibilidad al no poder salvar un planeta lleno de gente inocente.

The Rings Of Akhaten -en mi opinión- es uno de los capítulos más introspectivos de la temporada -y de la serie, en general- que nos permite conocer un poco más sobre el origen de Clara pero que, al mismo tiempo, nos empuja a enamorarnos de las pequeñas maravillas que hacen que cada día valga la pena.

4)The Pandorica Opens/ The Big Bang

Pandorica21

Decidí colocar este capítulo doble en esta lista por la relevancia narrativa que tiene en la temporada. Con ellos podemos completar un ciclo de la historia de inicio a fin. La historia de Amelia Pond que se nos presenta en The Eleventh Hour llega a su culminación y nos vuelve a dejar donde empezamos: Amy Pond y su Raggedy Man.

Este capítulo, además, nos brinda no sólo un maravilloso discurso de Matt Smith sino la increíble interpretación de un personaje re-escribiendo su historia y la de las personas importantes en su vida. Si la quinta temporada no fue suficiente para que las audiencias se enamoraran del Onceavo Doctor, el capítulo final logra ese cometido con creces.

3) Vincent And The Doctor

vincent

Uno de los capítulos más famosos de la era del Onceavo Doctor. En él nos encontramos frente a uno de los artistas más importantes de la historia: Vincent van Gogh y -con su giro extraterrestre- se nos retrata una versión más humana del famoso pintor. De la misma forma, podemos conocer un poco más sobre la mente de Amy Pond y la manera en que su personaje funciona en el mundo de Doctor Who.

La química entre ambos personajes es desarrollada con una cadencia interesante lo que los lleva a mantener una dinámica memorable. Especialmente en la escena final en la que (SPOILERS) Amy y el Doctor le muestran a van Gogh el impacto que tienen sus obras en el futuro. Es Imperdible.

2)  The Name Of The Doctor

tnotdclaradoc

El lugar que le otorgo a este capítulo en la lista depende enteramente por la maravillosa actuación de Jenna Coleman como Clara y la participación tan enorme en la vida del Doctor que figura gracias al descubrimiento de su arco argumental.  Su dinámica con Matt Smith es perfecta.

Sin embargo, también forma parte importantísima de mi decisión aquella (SPOILERS) despedida de River Song con Eleventh. Personalmente, me afectó de una forma muy directa en una situación complicada en mi vida. Yo, al igual que el Doctor, me encontraba con el corazón roto y su inevitable despedida de un amor importante en su vida tuvo el mismo impacto en mi. Este es otro clásico ejemplo de espejeo personal con la vida del Doctor.

1) The Angels Take Manhattan

dw3

Este es -y siempre será- irrefutablemente mi capítulo favorito en la historia de Doctor Who por una simple razón: la despedida de los Pond. Matt Smith, al ser mi Doctor, inevitablemente trajo de la mano a la dinámica a los fabulosos Pond y, como tal, se volvieron parte esencial de su historia juntos. De mi historia con ellos.

Naturalmente, su despedida me dejó devastado. Aún no puedo ver a la pareja caer de aquel edificio sin que se me rompa el corazón y me es imposible no llorar desconsoladamente por el discurso final de Amy. Este capítulo marca el fin de una era importante en la vida del Doctor y la mía. Una vez más, la vida del Onceavo Doctor se espejea con mi realidad.

Eleventh despidiéndose de Amy es -personalmente- una de las escenas más emotivas que he visto en los últimos años. Debo reconocer el impresionante guión de Moffat -con todo y sus huecos narrativos- y la increíble actuación de Karen Gillan y Matt Smith.  Con la despedida de los Pond un pedazo de mi corazón se quedó con ellos.

Larga vida al Onceavo Doctor. Larga vida a mi raggedy man.

¡Gerónimo!