Archivo de la etiqueta: Jurassic World

Hollywood Ambivalente: Josh Trank y Colin Trevorrow.

El cine cuenta historias tanto frente como detrás de la pantalla, ¿cuántos no conocemos la batalla de Dalton Trumbo y su entrada a la lista negra de Hollywood debido a sus creencias políticas, o la fobia que le tuvo Janeth Leigh a las regaderas después de haber grabado Psycho de Alfred Hitchock?

Muchas carreras -tanto de directores, directoras, actores y actrices- se han disparado de la noche a la mañana y otras se han extinto a la mitad del camino. Ahí tenemos a Björk y su primera -y muy aclamada- actuación en Dancer In The Dark, de Lars Von Trier, con la que decidió que esa sería su única participción en el mundo fílmico gracias a la experiencia no tan grata que vivió con el director de la misma.

Sin embargo, ningún par de historias ha sido tan ambivalente y contrastante (a mi parecer) que el caso de Colin Trevorrow y Josh Trank. Ambos reconocidos directores del sci-fi con un inicio de carreras similar y futuros totalmente diferentes.

Colin Trevorrow es un director de San Francisco de 39 años de edad que exhibió su primera película, Safety Not Guaranteed, en el año 2012. En ella se cuenta la historia de un grupo de periodistas, encabezados por Jake Johnson, que se hacen a la tarea de evidenciar a un hombre, retratado por Mark Duplass, el cual coloca un anuncio en el periódico buscando un acompañante para volver en el tiempo.

ea_sng_safety_not_guaranteed_ver3_xlg

Josh Trank es un director con 32 años de edad de Los Ángeles que, al igual que Colin, exhibió su primera película, Chronicle, en el 2012. Su historia gira alrededor de 4 jóvenes, entre ellos Dane DeeHan y Michael B. Jordan, que se encuentran un meteorito que les brinda habilidades telequinéticas.

ea_chronicleposter

Ambas películas fueron recibidas y aclamadas por las audiencias (cada una recibió un 90% y 85% de puntuación en Rotten Tomatoes, respectivamente) e incluso Josh Trank se convirtió en uno de los pocos jóvenes directores en abrir una película en el número uno en la taquilla de Estados Unidos, seguido de Steven Spielberg con Jaws y James Cameron con The Terminator.

Debido al gran éxito que estos directores indies obtuvieron con sus óperas primas se les abrieron inmediatamente las puertas en Hollywood para participar en proyectos mucho más grandes y ambiciosos. Proyectos que formaban parte de un canon poderoso y con miles de fans detrás de ellos: Jurassic World para Trevorrow Fantastic Four para Trank.

Cuando la noticia se esparció por internet, muchísimas personas estuvieron incomformes con que filmes tan importantes, y esenciales, que formaban parte de un universo tan bien establecido, cayeran en manos de directores tan jóvenes y sin experiencia. Sin embargo, también existía esa emoción por saber cómo desarrollaría cada uno su respectiva historia.

Trevorrow tenía en los hombros la misión de hacer algo tan bueno y original como Jurassic Park de Steven Spielberg. No sólo tenía que hacer un reboot de toda la serie para abarcar nuevas y jóvenes audiencias, sino que también tenía que pensar en alguna forma inteligente de aportar algo importante, o relevante de alguna forma, al canon ya existente.

colin-trevorrow

Trank, por otro lado, tenía que sacar a la franquicia de Fantastic Four del agujero en el que Fox había metido a los personajes de Marvel con sus anteriores entregas. Su tarea era mostrar una historia más oscura y mucho menos caricaturizada, sin perder la esencia de Marvel ni meterse mucho con el canon.

Josh-Trank

Antes de comenzar la producción de las dos películas, sus respectivas casas productoras anunciaron la existencia de secuelas para ambas películas, asegurando un futuro para sus historias y personajes.

Ambas producciones tuvieron sus respectivos percances, sin embargo la historia de Trank ya olía a desastre desde el principio. Los problemas comenzaron cuando en el casting se optó por invitar a Michael B. Jordan (un actor afroamericano) a hacer el papel de The Human Torch, cuando el personaje siempre había sido interpretado por un actor blanco. Tiempo después, comenzaron los rumores de que el director no estaba teniendo una buena relación con la casa productora, ya que no apoyaban muchas de sus decisiones en la película.

Pasó el tiempo y los trailers de cada película fueron estrenados. Cada historia mostraba las intenciones claras de los directores: Jurassic World contaba con una historia similar a sus predecesoras, en un mundo nuevo y con dinosaurios más letales. Fantastic Four, por su parte, mostraba una historia mucho más oscura y llena de acción. (La mayoría de) los fans estaban contentos con el resultado, mientras la emoción por poder disfrutar de cada filme crecía con el tiempo.

Jurassic-World3

Llegó el 2015 y ambas películas fueron estrenadas en el verano del mismo año. Jurassic World se convirtió en la primera película en recaudar más de 500 millones de dólares en todo el mundo, se oficializó la creación de una segunda y tercera parte y, a la fecha, se encuentra en el cuarto puesto de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Fantastic Four, por otro lado,  fue recibida con malas críticas (obtuvo una puntuación del 10% en Rotten Tomatoes), bajas audiencias y  la cancelación de la posible secuela que Fox ya había programado para el 2017.

character-banner

Josh Trank tomó las redes sociales para argumentar que mucho de lo que se veía en la película no había sido decisión suya y que el equipo de Fox no le había dado suficiente libertad creativa para hacer el filme como el lo tenía pensado. Poco después decidió alejarse de los reflectores y anunció que volvería a dirigir películas pequeñas y de bajo presupuesto.

Colin Trevorrow, por su parte, anunció que dirigiría la novena entrega de la saga de Star Wars.

Dos directores con carreras similares, proyectos exitosos y futuros ambivalentes. Así es como Hollywood cuenta historias frente y detrás de la pantalla todos los días.

 

Claire Dearing y las representaciones otras del empoderamiento femenino.

Estas semanas me he encontrado con diferentes críticas, y reviews, de ‘Jurassic World’ que concuerdan al referirse a su awesomness que, aunque pudo haber logrado más cosas, cumple su objetivo de entretener. Sin embargo, hay algo que todos decidieron ponerse de acuerdo y con la  que difiero: la crítica de género tan dura, y sexista, a la que someten al personaje de Claire.

Claire-Dearing-jurassic-world-38511075-500-700

Si hay algo que distingue a nuestra sociedad, a estas alturas, es lo importante que (parece que) es la equidad de género y la representación de la misma. Yo mismo me considero una persona que aboga por la justa representación de los personajes femeninos y masculinos en los productos culturales. Sin embargo, estas mismas corrientes (como en todas partes) cuentan con sus perspectivas extremistas, y totalitarias, que obnubilan la ideología principal del movimiento: la fluidez y libertad de la representación de género.

El problema que muchos críticos han tenido con el personaje de Claire es, precisamente, la “falsa representación” de una mujer empoderada. Afirman que un personaje como el de ella, con su traje sastre y tacones inmortales, es un salto atrás para la representación del empoderamiento femenino en el cine y que, de ningún modo, una mujer que no sabe de dinosaurios en una película de dinosaurios (ok) deba representar al espectro femenino. Algo que me parece aún más retrógrada que la representación en sí.

Pareciera que, con estos argumentos, las audiencias esperaran que las representaciones de mujeres empoderadas deberían equipararse intrínsecamente con las  características de los héroes masculinos. Aquellos que viven de defender a los desprotegidos, de salvar a las damiselas en peligro y de nunca mostrar una señal de vulnerabilidad. Rasgos que, de alguna manera, se insertan en las dicotomías de género que tanto limitan a las representaciones de género actuales.

¿En qué momento, y junta secreta, se decidió cuál debe ser la representación correcta de una mujer empoderada? ¿A qué horas Katniss Everdeen e Imperator Furiosa se convirtieron en los únicos ejemplos a seguir en cuanto empoderamiento femenino se trata? ¿Quién dijo que una mujer empoderada debe corresponder a la versión femenina de cada héroe de acción que conocemos?

Para mí, Claire es más que una representación correcta de una mujer empoderada, es, más bien, una representación otra de lo que se debe hacer en el cine en cuanto a caracterización femenina se refiere. Claire es una mujer empresaria, líder de su compañía, con metas fijas y que se enfrenta con una situación totalmente ajena a ella: el apocalipsis pterosáurico. Ella, aún sin saber poco o nada sobre ello, logra proteger a sus sobrinos, y salir con vida, gracias a sus propios medios. Algo que, en el caso hipotético de que sucediera en la vida real, muy pocas personas lograríamos hacer.

Jurassic-World--Claire_article_story_large

Es ambiciosa y no se deja vencer por las eventualidades que se le ponen enfrente (por más peligrosas que parezcan). Al contrario, se adapta al medio y consigue salir adelante con su propia mano. Si eso no es la clara representación de una mujer empoderada, yo no sé que es.

El mayor problema que yo veo con Claire, a grandes rasgos, es la enorme sombra que recae  en ella: la constante necesidad de las audiencias, y críticos, por someterla a llenar los zapatos que la palebotánica Ellie Satller dejó disponibles en ‘Jurassic Park’. No, Claire no es Ellie ni pretende serlo, al contrario, es una representación otra de una mujer que tiene amplio conocimiento en su área de trabajo, que (desafortunadamente para las audiencias) no son los dinosaurios.

Sí, Claire usa su traje sastre en todo momento y sí, jamás se quita los tacones, pero, debido a sus circunstancias, no creo que hubiera tenido tiempo de buscar un cambio de ropa para huir del peligro inminente frente a ella. Que su calzado no haya sufrido ninguna anomalía durante el recorrido es sólo un aspecto más que respalda lo extraordinario de su personaje.

c68c8c30-f5cc-0132-44e6-0a2ca390b447

Por ello, hay que ser tratar de ser siempre coherentes con el discurso ideológico que mantenemos como espectadores, y críticos, que nos consideramos. Si abogamos por una equidad de género, y su correcta representación en el cine, debemos de salirnos de las dicotomías a las que estamos sujetos y proponer nuevas formas de ver cine.

Jurassic World: un discurso moralista para los soñadores.

El fin de semana pasado se estrenó la espectacular cinta ‘Jurassic World’ (con una entrada de más de $500 millones de dólares el primer fin de semana en Box Office). Seguro que para cuando leas esta entrada -y a menos de que vivas bajo una piedra- ya habrás visto la película y concordarás conmigo: es un excelente ejemplo de lo que debe de ser un blockbuster de verano.

Sin embargo, esta publicación no tiene como fin centrarse en la awesomness de la película, sino en otro pequeño detalle: el alimento preferido de los dinosaurios (en esta película) y las implicaciones morales que de esto deviene.

ATENCIÓN: Si ya viste la película, puede seguir leyendo. Si no, vienen muchos SPOILERS de muertes relevantes en la película (duh!)

Si hay algo que ha distinguido a (casi todas) las películas de Jurassic Park (et.al.) ha sido la figura tan representativa que tienen los dinosaurios dentro de la narrativa: depredadores que disfrutan de matar humanos a manera de venganza y/o alimento. Así, podemos recorrer una extensa galería de muertes (unas más graficas que otras) causadas por T.Rex, velocirraptors y pterodactilos en las primera tres películas.

En ‘Jurassic World’ también contamos con un maligno depredador que se dedica a causar un caos en la isla Nublar: la Indominus Rex. Una criatura creada en el laboratorio con extractos de diferentes dinosaurios (entre ellos el T.Rex y ¡SPOILERS! los velocirraptors) y otros animales salvajes.

Sin embargo, mientras que  en las primeras dos películas (la tres fingiré que no existe), los T. Rex se dedican a cazar humanos a manera de vendetta (y en algunos caso por hambre) al momento en que su hábitat es amenazado,  la Indominus Rex (como bien nos explica Owen al principio de la película) lo hace por deporte. La enorme anomalía genética se encarga de matar dinosaurios y personas por igual.

indominus

Ahora bien, me gustaría centrarme específicamente en el caso de las personas que se configuran como parte de su alimento (incluyendo las consumidas por Raptors y Pterodactilos también): todos y cada uno de los individuos que caen en las garras de estos temibles depredadores son personas “malas”,  o “maleables”, en esencia.

Los dos guardias de seguridad que mueren en la jaula de la Indominus Rex representan el control, aparte de ser personas confiadas y descaradas; los soldados representan la violencia; Masrani representa el capitalismo al mismo tiempo que-esencialmente- es un individuo presumido; la asistente de Claire representa la indiferencia y la egolatría; y Hoskins: el antagonista y máximo representador de la armamentización de los dinosaurios.

En esencia, todos estos personajes (en diferentes niveles de caracterización) representan todo lo malo de la sociedad. Aunado a ello, todos (de alguna u otra forma) buscan detener la libertad de los animales y convertirla en una atracción. Todos se contraponen directamente con el discurso aspiracional de ‘Jurassic Park’.

En contrapunto, nos encontramos con las personas que sí sobreviven: Claire, la empresaria controladora pero que tiene un noble corazón; Owen, el defensor de la vida y de la aventura; Lowery, el adulto que se niega a crecer y sigue soñando con dinosaurios; y Zach y Gray representantes de la inocencia y la imaginación.

jurassic-world1

Estos personajes son los que justifican (de alguna u otra forma) la idea de John Hammond en la primera película: la posibilidad de coexistir con otras formas de vida y la oportunidad de maravillarnos con lo desconocido.

Este discurso no debe de ser tomado a la ligera. Los creadores de ‘Jurassic World’ saben exactamente lo que quieren decir con ello, y nos pintan un futuro muy poco prometedor para los amantes de los dinosaurios y (a un nivel más superior) para los que somos soñadores. Sin embargo, con las acciones de los mismos dinosaurios, nos brindan esperanza.

No hace falta una lectura profunda para encontrarnos con dicho discurso. De cierta manera, los dinosaurios de ‘Jurassic World’ toman posiciones moralistas, y se encargan de deshacerse de los individuos que atentan contra su propia existencia, abriendo paso para que el resto de lo soñadores (Lowery en su máximo esplendor) podamos seguir imaginando un mundo de posibilidades infinitas.

Así que no, con esta publicación no quiero decir que condono, ni justifico, el uso de la violencia como el único medio capaz de ayudarnos a hacer justicia. Sin embargo, en un nivel simbólico, destruir los pensamientos negativos propios puede ser la única solución para seguir soñando.

El dinero,  la ambición,  y la egolatría pueden ser siempre nuestros peores enemigos cuando de soñar se trata, pero nosotros contamos con las herramientas (unas más violentas que otras) para eliminar esos pensamientos negativos y formar nuestro propio camino: una isla Nublar donde los dinosaurios sean capaces de defender a los soñadores de los pesimistas.