Archivo de la etiqueta: Lucy

Lo mejor del 2014 en cine

Me gustaría comenzar una temporada de entradas que se centren en destacar lo mejor (que he visto) en cuanto a entretenimiento en el 2014. Por ello, y en función de mi predilección, comenzaré con la relacionada con el cine.

Como lo he mencionado antes, el 2014 fue un gran año para el cine. Si hay algo que lo distingue de los demás es la versatilidad y diversidad de historias. Pudimos encontrarnos con aventuras épicas en el espacio, en un pequeño hotel en Europa,  en las habitaciones de familias modelo, personajes entrañables con delirio de grandeza,  extraterrestres seductoras en busca de su próxima víctima y parejas al borde de el colapso.

Cabe aclarar que películas aclamadas por la crítica como ‘Boyhood’, ‘Obvious Child’ y ‘The Double’ no quedaron en esta lista porque no las he podido ver. Sin embargo, estoy seguro que habrían estado en los primeros lugares.

Entonces, sin más, comencemos con el conteo.

10) Guardians Of The Galaxy (James Gunn)

Sin duda, la última adaptación de Marvel al cien fue una grata sorpresa para mí. Fui a verla sin saber nada sobre ella más que Andy (de Parks And Recreation) era el protagonista y, por ello, había bajado tanto de peso.

La historia me parece que es muy similar al filme de The Avengers (de la misma compañía) sin embargo, el conjunto de personajes en esta película me pareció mucho más ingeniosa y divertida. Pero, sobre todas estas cosas, lo que más me pareció interesante es la excelente forma de llevar una historia así al espacio, sin caer en la caricatura ni la ridiculez excesiva.

GuardiansOfTheGalaxy

09) Relatos Salvajes (Damián Szifrón)

Este es uno de los mejores ejemplos de película en los que entro a la sala sin esperar nada y salgo de ella fascinado. Sin duda, esta propuesta fílmica Argentina fue otra de mis grandes sorpresas del año.

Relatos Salvajes se conforma por pequeñas historias que giran alrededor de un grupo de individuos que son llevados al límite e, inevitablemente, terminan por perder los estribos. cada una de ellas se distingue por su impecable fotografía e hilarante humor negro.

Mis favoritas: Pasternark, Bombita y Hasta Que La Muerte Nos Separe.

??????????????????????

08)  Snowpiercer (Bong Joon-ho)

Una verdadera joya de la ciencia ficción de este año. No sólo por las increíbles actuaciones de Chris Evans y Tilda Swinton (una increíble y despiadada ‘cuidadora de la paz’ que raya en lo ridículo) sino por la propuesta de una historia diferente que brinda elementos nuevos al contexto cinematográfico.

En el filme, se muestra un futuro apocalíptico donde todo el planeta se encuentra hundido en una era glaciar y lo único que queda de la raza humana vive en un tren que lo recorre por completo. Cabe destacar que toda la acción sucede dentro de un tren y sus enormes carros, dando una sensación de claustrofobia perfecta para ambientar la historia. Sin duda, muy recomendable.

Chris-Evans-Tilda-Swinton-and-Octavia-Spencer-in-Snowpiercer

07) Interstellar (Cristopher Nolan)

Una de las películas más esperadas del año y que, sin duda, supo cumplir con su cometido de presentar una historia de ciencia ficción innovadora y muy entretenida. En él vemos como Cooper y un grupo de astronautas se embarcan al espacio, y a través de un hoyo negro, en busca de otro planeta para que la raza humana pueda habitar.

Por supuesto que, como cualquier otro filme de Nolan, esta película cuenta con giros de tuerca inesperados (y esperados a la vez) que, por lo que he visto,  provocan cierto disgusto entre los espectadores al momento de resolver los nudos de la historia. Algo que, personalmente, me parece ingenioso.

bg

06) Gone Girl (David Fincher)

Desde que me enteré que una de mis novelas favoritas de Gillian Flynn iba a ser adaptada al cine por David Fincher supe que iba a ser una película que valdría la pena ver y, afortunadamente, no estaba equivocado. En ella, nos encontramos frente a la desaparición de Amy Dunne y la (posible) culpabilidad de su esposo Nick Dunne.

La adaptación es soberbia, las actuaciones increíbles y el ritmo de la historia impresionante. Una de las cosas que más me llamaron la atención fue la inteligente crítica (reflejada íntegramente en el libro) hacia los medios de comunicación estadounidenses y la complicada batalla de géneros que se vive en la actualidad.

GONE GIRL, from left: Ben Affleck, Rosamund Pike, 2014. ph: Merrick Morton/TM & copyright ©20th

05) Under The Skin (Jonathan Glazer)

Otra gran sorpresa de ciencia ficción de este año. Una extraterrestre (personificada por la maravillosa Scarlett Johansson) tiene la tarea de reclutar hombres y llevarlos a su hogar, donde son despojados de su piel y asesinados al instante.

El filme cuenta con una perfecta combinación entre historia oscura e introspección y que, gracias a ello, suscita las preguntas más básicas del ser humano sobre quiénes somos y cuál es nuestro propósito de existir. Sin duda, una de mis propuestas innovadoras favorita del año.

undertheskin_2850579b

04) Nymphomaniac (Lars von Trier)

Lars von Trier y su filmografía han estado presentes en los últimos 10 años de vida (sobre todo porque hice mi tesis con Dogville) y siempre que estrena una película nueva logra sorprenderme y dejarme con un buen sabor de boca.

Sus historias son cautivantes, los personajes profundos, la música hermosa y la fotografía extraordinaria. Nymphomaniac no se queda atrás con ninguna de estas características. Creo que nunca había visto un filme donde el acto sexual fuera retratado de una forma tan explícita y hermosa a la vez.

Ciertamente, no es la mejor de sus películas pero sí una de las más digeribles y menos pesadas. las analogías y simbolismos son de lo más sublimes.

descarga

03) Birdman (Alejandro González Iñárritu)

Personalmente nunca he sido muy fan del cine de Iñárritu. Reconozco que su trilogía de ‘Amores Perros’, ’21 Gramos’ y ‘Babel’ es muy interesante pero no de mis favoritas. Sin embargo, con ‘Birdman’ recibí una bofetada con guante blanco.

Iñárritu nos presenta a Riggan, un actor olvidado que intenta regresar a la mente de las audiencias al adaptar uno de sus libros favoritos de la infancia y, en el camino, volverse relevante de nuevo.

En Birdman nos encontramos con todos los miedos con los que cualquier persona se ha enfrentado alguna vez: el temor a no ser relevante, el olvido, la soledad, la locura, la falta de independencia y el miedo a ser libre.

Cabe destacar la actuación de Emma Stone que se perfila para a ser la inevitable ganadora en la temporada de premios que está por comenzar.

birdman

02) Lucy (Luc Besson)

Es la única película con la que he salido del cine sin habla, pasmado e impresionado. La última historia del director francés se volca en Lucy, retratada por Scarlett Johansson (¡el año de Scarlett!), una mujer que logra utilizar toda su capacidad cerebral después que una bolsa de droga le revienta dentro del estómago.

Lo que en un principio pintaba para ser un simple filme sobre una mujer con superpoderes terminó por convertirse en un discurso metafísico que busca responder, y justificar, la existencia del propio ser humano y el destino que cada uno traza en sus propias vidas.

Imperdible.

05

01) The Grand Budapest Hotel (Wes Anderson)

Guión impecable. Personajes espectaculares. Fotografía sublime.

The Grand Budapest Hotel es un thriller donde Wes Anderson nos habla de todo y de nada a la vez. Es una historia donde sucede de todo y que, sin embargo, no se siente que haya pasado nada. Es el caballo de Troya cinematográfico del año. Ni más ni menos.

Tony-Revolori-and-Saoirse-Ronan

Lucy y los manifiestos cinematográficos

Una de las cosas por las que más disfruto ir al cine es por la cantidad de emociones y sensaciones que cada película me hace vivir. Personalmente, una historia me deja satisfecho cuando me hace sentir algo; cuando me deja algo que me hace pensar y que me motiva a escribir. Sin embargo, son muy pocas las que me ponen de mal humor y, aún así, siento que me quedo con algo.

Dentro de ese pequeño umbral de enojos se ubica Terrence Malick y sus últimas dos obras: Tree Of Life y To The Wonder. Con ambas salí despotricando en contra de la historia, la fotografía, el mensaje y el ritmo del filme. Algo muy curioso me sucede con el cine de este director, me cuesta mucho trabajo ser objetivo con lo que muestra en sus filmes y me apasiono mucho tratando de defender mis argumentos de porqué no me gustan sus historias. Personalmente, me parece un director que se dedica a realizar caprichos filosóficos de interés personal y que nunca alcanzan a transmitir suficiente.

En general, no estoy muy de acuerdo con los caprichos (n’omás porque sí) de los directores que buscan -por medio de analogías cinematográficas que muchas veces les quedan grandes- en crear manifiestos filosóficos de la vida y el sentido que tiene nuestra existencia en la tierra. Sin embargo, esta semana un capricho de otro director, que plantea ideas parecidas a las de Malick, me calló la boca.

Como todos ustedes sabrán, queridos lectores, se acaba de estrenar la nueva película de Luc Besson, Lucy. De entrada, esta película se vendió a los espectadores como otra historia de “superhéroes” con poderes, lo cual sólo fue reforzado por la participación de Scarlett Johansson (también conocida como Black Widow) y un sinnúmero de escenas de ella haciendo uso de sus poderes.

Sin embargo, y para mi grata sorpresa, la historia toma una dirección totalmente contraria. Si bien es cierto, podemos gozar de momentos extraordinarios donde Lucy hace uso de sus “poderes mentales”, gracias a una droga que incrementa su capacidad cerebral, pero estos eventos no son más que un pequeño contexto (o pretexto, de alguna manera) de algo mucho más grande que sucede a lo largo de todo el filme.

Luc Besson (gracias a la capacidad mental de Lucy) nos expone un manifiesto (muy trans-humanista) donde sus argumentos giran alrededor de la creación del universo, la vida humana, la muerte, la moral del ser humano y la importancia del tiempo. El director hace uso de la ciencia ficción y explica el sentido que el cree que tiene la vida en la tierra y el futuro que nos depara si seguimos viviendo como lo hacemos actualmente.

Lucy -como su personaje lo hace en la película- funciona como un camaleón mutable que el director usa a su conveniencia para explicar los diferentes niveles narrativos de su filme. De forma que ella toma (de forma muy sutil) los papeles de protagonista, narradora, voz re-presentativa del director, símbolo y personaje omnipresente, al mismo tiempo que la historia se va desenvolviendo frente a nosotros. Lucy se convierte en nuestro acompañante y protagonista de la película.

Con esto, Luc Besson nos inunda con imágenes que hacen alusión a la teoría de la evolución en contraposición con el creacionismo, la relación intrínseca entre el tiempo y el cambio, el impacto de los humanos en la tierra y el sentido de la vida.

Sin embargo, en esto radica uno de los mayores problemas del filme: los enormes huecos en la continuidad de la historia. El director, en su afán de no hacer de Lucy una simple historia de ciencia ficción y más un manifiesto personal, omite importantes detalles secuenciales que son cruciales para entender algunas conexiones entre escena y escena y, en su lugar, le da más importancia a todo lo que sucede alrededor de su historia: sus propio punto de vista.

Personalmente, Lucy es de las pocas películas de este año que me han dejado pensando (aún a la fecha) y que he disfrutado enormemente. Quizás disfruté más de este pequeño capricho de Luc Besson debido a su bagaje en ciencia ficción o quizás simplemente la narrativa me logró atrapar desde el principio pero, sin duda alguna, es uno de los filmes que más he disfrutado de este año y que, con gusto, compraré cuando salga a la venta.