Archivo de la etiqueta: Nymphomaniac

Fading to black: Lars Von Trier and gender politics.

As I have mentioned before, I really like to watch movies and TV Shows that are capable of making me feel uncomfortable —and, sometimes, even disturbed—not only for the cringeworthy moments, but for their capacity to confront and transform the paradigms with which I live my life by. Lars Von Trier’s films could perfectly sum up all of this.

I’m sure you have all watched at least one of his movies, and I’m also sure we can all agree on one thing: Lars Von Trier’s movies are nothing but average.

I’m not here to talk you into watching some of the best films of his wide and impressive career (something you should definitely do) or to tell you he is one of the most clever minds that the modern cinema has and will ever have (he really is), but to rather talk about something more relevant, and significant, to the times we’re living in: his gender politics.

If there’s something this director is really good at is portraying accurate depictions of what is like to be a woman in our current society, what her place is and how difficult her relationship with the men around her could be.

Lars Von Trier depicts his women like individuals without a voice, without a place to belong and a body to own. These women are often the caretakers, the ones that are always giving everything without expecting anything back, the ones that put everyone else’s needs before theirs. These women are stripped of any type of agency and decisions of their own and are constantly taken for granted.

Men, on the other hand, are the ones deciding upon women’s lives, decisions and bodies. The ones taking the spaces from them, the ones that are constantly putting women down by being condescending and unapproachable. These are the men that think they deserve everything they want, specially when a woman is involved. It’s no surprise that all of Lars Von Trier’s women end up on the verge.

The director has a keen eye to portray hopeless mothers. These individuals are portrayed as both completely vulnerable and always subjected to the men around them. They are women devoted to look after their children and to keep them safe from the dangers of the world.

Selma (Björk), in Dancer In The Dark, is the embodiment of this. She is an immigrant single mother that lives in the backyard of Bill (David Morse), a well-known policeman of a small town of the U.S who would do anything to please his wife, even if it means to steal money from his tenant.

Selma’s otherness is both the cause of her demise and her reason to be happy. She has no place to live, but the shed of Bill. She’s also going blind and lives with a constant guilt over her son’s possible blindness too. Bill takes advantage of this situation by immediately robbing her and putting her in a difficult position; leaving her with no other solution but to kill him.

Selma’s worst fear is to lose her child, to live in a world where his son’s childhood could be instantly robbed from him only because she has a hereditary illness. Selma’s entire life purpose is to procure her son’s health, even if it costs her her life.

So, when she’s thrown into jail, she’s not only becoming another faceless victim, she is also thrusted into a system unable to defend her. A system led by men,  that has control over her body and her freedom. A corrupt system that eventually ends up killing her and her spirit, without hesitation.

Charlotte Gainsbourg also depicted this type of mother on two Von Trier movies: Antichrist and Melancholia. This two women share the same fear of losing a child that Selma has. The difference between them resides on the story.  The woman named “She” loses her son at the beginning of the former and Claire at the end of the latter.

Both woman also have indifferent husbands who thinks that money and complaisance are the best way to be there for their wives in order to help them go through the difficult times. “He” (Willem Dafoe) is a psychologist reluctant to feel any sort of empathy towards his wife and his mourning process over the death of their child. John (Kiefer Sutherland) , on the other hand, is a scientist already fed up by her wife Claire and her “sentimentalism”.

These two men are completely certain that their wives would, and should, process their feelings the same way they do. They think they know and understand them perfectly well, but, in reality, they are just thinking about themselves. They’re not listening to them. In fact, they constantly find ways to silence them.

Dogville‘s Grace (Nicole Kidman) not only is left without a place to belong or live, but she’s also left without any will to go on with her life the very moment she arrives to the fictional town, named Dogville, looking for a place to hide from the gangsters that are after her. In there, the villagers find bizarre ways to mock her, silence her and arbitrary situations to justify the means of owning her body.

What’s really interesting of this movie is not only the raw depiction of humanity that Von Trier portrays accurately, but also the poignant point of view of a woman that is on the verge. Grace reaches a point were she has nothing left to loose. So, she orders the gangsters that are after her, to kill all the people on the town, even the children.

Yes, Lars Von Trier’s women can be selfless caretakers, but they also are human. And, as human beings, when they feel threatened, they will retaliate. Sadly, these personal rebellions will only appear when a breaking point is reached. Lars Von Trier depicts perfectly the way women are raised nowadays, as mute individuals that will not, and should not, raise their voice against anything.

Notwithstanding, Selma’s spends her last minutes alive by singing a song as an act of rebellion against the system that is in charge of breaking her. Claire finds a way to calm her child minutes before the world’s end as a way of retalliation against her fear of letting him down. In Antichrist, She finds a way to mutilate the genitals of her husband as a way to emancipate and break free from the box He put her into.

But, as we will learn from this movies, acting out will always bring consequences to the women involved. Something that Von Trier perfectly sums up on Nymphomaniac. a film where Joe (another wonderful acting piece by Charlotte Gainsbourg) goes against all that standards that the women before her had to live upon.

Joe is a fearless woman who is trying to understand who she is through sex. She is very confident about her sexuality and very conscious of her body. She refuses other men’s advances whenever she wants to whilst she doesn’t put up with them trying to control her body. She, eventually, will learn that society will not tolerate rogue women prancing around with their moral values.

By the end of the movie, Joe will be punished for her actions and for standing against a society more concerned about her behaving than to actually listen to her. Joe will reach for a gun in order to protect herself against a man (Stellan Skarsgard) who wants to control her body, and we will be left with nothing but a fade to black and an uncertainty around Joe’s life. Like all the other women in real life who are brave enough to stand against the very system who is always trying to break them but they keep disappearing.

El año de las antiheroínas y las otras masculinidades.

Los personajes en una historia son clave para llevar al espectador a través de un complicado entramado de narrativas en cualquier producto de entretenimiento (Televisión, cine, libro etc…). Sin embargo, necesita estar lo suficientemente bien estructurado y perfilado para poder llevar una historia a cabo.

Este año, sin lugar a dudas, hubo muchos personajes cinematográficos que -a mi parecer- tuvieron muchísimos elementos que los ayudaron a conformarse como personajes relevantes para la historia y, sobretodo, individuos completos capaces de transmitirnos un rango amplio de emociones.

Este año fue cuando pudimos conocer más antiheroínas y antítesis de estereotipos de género. Fue el año de la búsqueda de uno mismo pero, al mismo tiempo, la época de los personajes perdidos en si mismos, totalmente alejados de los contextos que los rodeaban.

A continuación, enlisto los personajes (no actores) que más me llamaron la atención en el cine este año.

-Amy (Gone Girl)

Sin duda alguna, este año se distinguió por presentar personajes femeninos más -y mejor- estructurados, con leitmotivs que iban más allá de su acompañamiento tradicional con el hombre y con menos tropes dónde colocarlas.

Amy, en mi opinión, fue el mejor ejemplo de ello. Desde su primera aparición en la novela de Gillian Flynn, la autora nos hace saber que Amy es todo menos una chica tradicional y, gracias a su co-narrativa, podemos ver todo lo que compone a este personaje como una persona completa: sus miedos, sus anhelos, sus aspiraciones y sus planes de vida.

Amy, tanto en el filme como en el libro, es una mujer fuerte capaz de defenderse por si misma, de alterar el paradigma tradicional de la esposa ideal y convertirla en una mujer empoderada  (al borde de un colapso).

Con la introducción de Amy al mundo cinematográfico veo, con gusto, un buen futuro para los personajes femeninos que no buscan estar dentro de un mismo status quo y que buscan desafiar las reglas de la misma forma que cualquier otro anti-héroe masculino tan utilizado  actual.

gone-girl-01_612x380

– Gustave (The Grand Budapest Hotel)

La aparición de Gustave sólo me ayudó a reforzar la idea que traigo sobre el cine este año: la creación de nuevos y mejores personajes dispuestos a desafiar el M.O. que tanto se ha encargado la industria de depositar en ambos géneros.

Con Gustave me sucedió lo mismo que con Amy (en Gone Girl). Me encontré con un personaje masculino que buscaba deshacerse de los tropes de masculinidad que tanto se pueden encontrar en la cartelera actual.

Lo que más me llamó la atención de Gustave fue la forma en la que el director se dedicó a mostrar una masculinidad diferente: sí, un poco picarona y mujeriega, pero siempre con un lado delicado y gentil que lo distinguía de entre los demás personajes. Disfruté muchísimo, y me sorprendió gratamente, toparme con un individuo tan seguro de si mismo -y de su sexualidad- frente a la pantalla.

El mensaje es claro: hay una parte de la industria cinematográfica que está cansada de los estereotipos de género actuales y que no se detendrá con ellos. Y yo no podría estar más de acuerdo.

GHB_9907 20130130.CR2

-Joe (Nymphomaniac)

La construcción del personaje de Joe me pareció impresionante. Lars von Trier logró, en dos películas, desnudar (literal y simbólicamente) la mente de una mujer profundamente conectada con su lado sexual y totalmente aislada del contexto que la rodea.

Desde la primera escena entendemos porqué Joe hace las cosas que hace a lo largo de la película y cuál es su M.O. que rige sus acciones. El sexo, entonces, toma un segundo plano y sirve como plataforma para ponernos en el mismo camino que Joe sigue. Al mismo nivel de las decisiones que que toma.

Contrario a los otros dos personajes, Joe se encuentra en constante movimiento y en búsqueda de una identidad propia que la defina lejos de su sexualidad. Sin embargo, para el final de la película, nos percatamos de que ella siempre supo quién era, sólo necesitaba quitarse los paradigmas de género que ella misma se había colocado.

Nymphomaniac funciona a la perfección como una película de auto-exploración y de (re)conocimiento de la identidad propia. Algo que, me parece, que es tratado de una forma muy sutil y bella.

nymphomaniac-2311224

-Riggan Thomson (Birdman)

Este personaje, al igual que Joe,  se encuentra en una búsqueda constante de si mismo. Sin embargo, ésta se encausa hacia la recuperación de su (supuesta) identidad anterior, cuando la fama era lo que definía su vida.

En Birdman, Inárritu utiliza el teatro (y sus pasillos claustrofóbicos) para presentarnos a Riggan: una estrella de cine de los 80s que busca recuperar la fama y el reconocimiento del que gozaba hace tanto tiempo.

Resultan interesantes las técnicas que el director utiliza para explicar la forma de pensar de su personaje principal. De entrada, tenemos un pequeño teatro, con pasillos sofocantes y oscuros que reflejan lo que Riggan siente y piensa todo el tiempo: perderse en el laberinto que conforma su mente.

screen-shot-2014-06-16-at-11-45-12-am

Son personajes así, como estos 4 individuos, los que ayudan a definir nuevos paradigmas de historias en el cine. Aquellos que apuestan más por la introspección y la ruptura de paradigmas en las narrativas cinematográficas.

Si el próximo año continua sobre este camino auguro otro excelente ciclo de cine.

Lo mejor del 2014 en cine

Me gustaría comenzar una temporada de entradas que se centren en destacar lo mejor (que he visto) en cuanto a entretenimiento en el 2014. Por ello, y en función de mi predilección, comenzaré con la relacionada con el cine.

Como lo he mencionado antes, el 2014 fue un gran año para el cine. Si hay algo que lo distingue de los demás es la versatilidad y diversidad de historias. Pudimos encontrarnos con aventuras épicas en el espacio, en un pequeño hotel en Europa,  en las habitaciones de familias modelo, personajes entrañables con delirio de grandeza,  extraterrestres seductoras en busca de su próxima víctima y parejas al borde de el colapso.

Cabe aclarar que películas aclamadas por la crítica como ‘Boyhood’, ‘Obvious Child’ y ‘The Double’ no quedaron en esta lista porque no las he podido ver. Sin embargo, estoy seguro que habrían estado en los primeros lugares.

Entonces, sin más, comencemos con el conteo.

10) Guardians Of The Galaxy (James Gunn)

Sin duda, la última adaptación de Marvel al cien fue una grata sorpresa para mí. Fui a verla sin saber nada sobre ella más que Andy (de Parks And Recreation) era el protagonista y, por ello, había bajado tanto de peso.

La historia me parece que es muy similar al filme de The Avengers (de la misma compañía) sin embargo, el conjunto de personajes en esta película me pareció mucho más ingeniosa y divertida. Pero, sobre todas estas cosas, lo que más me pareció interesante es la excelente forma de llevar una historia así al espacio, sin caer en la caricatura ni la ridiculez excesiva.

GuardiansOfTheGalaxy

09) Relatos Salvajes (Damián Szifrón)

Este es uno de los mejores ejemplos de película en los que entro a la sala sin esperar nada y salgo de ella fascinado. Sin duda, esta propuesta fílmica Argentina fue otra de mis grandes sorpresas del año.

Relatos Salvajes se conforma por pequeñas historias que giran alrededor de un grupo de individuos que son llevados al límite e, inevitablemente, terminan por perder los estribos. cada una de ellas se distingue por su impecable fotografía e hilarante humor negro.

Mis favoritas: Pasternark, Bombita y Hasta Que La Muerte Nos Separe.

??????????????????????

08)  Snowpiercer (Bong Joon-ho)

Una verdadera joya de la ciencia ficción de este año. No sólo por las increíbles actuaciones de Chris Evans y Tilda Swinton (una increíble y despiadada ‘cuidadora de la paz’ que raya en lo ridículo) sino por la propuesta de una historia diferente que brinda elementos nuevos al contexto cinematográfico.

En el filme, se muestra un futuro apocalíptico donde todo el planeta se encuentra hundido en una era glaciar y lo único que queda de la raza humana vive en un tren que lo recorre por completo. Cabe destacar que toda la acción sucede dentro de un tren y sus enormes carros, dando una sensación de claustrofobia perfecta para ambientar la historia. Sin duda, muy recomendable.

Chris-Evans-Tilda-Swinton-and-Octavia-Spencer-in-Snowpiercer

07) Interstellar (Cristopher Nolan)

Una de las películas más esperadas del año y que, sin duda, supo cumplir con su cometido de presentar una historia de ciencia ficción innovadora y muy entretenida. En él vemos como Cooper y un grupo de astronautas se embarcan al espacio, y a través de un hoyo negro, en busca de otro planeta para que la raza humana pueda habitar.

Por supuesto que, como cualquier otro filme de Nolan, esta película cuenta con giros de tuerca inesperados (y esperados a la vez) que, por lo que he visto,  provocan cierto disgusto entre los espectadores al momento de resolver los nudos de la historia. Algo que, personalmente, me parece ingenioso.

bg

06) Gone Girl (David Fincher)

Desde que me enteré que una de mis novelas favoritas de Gillian Flynn iba a ser adaptada al cine por David Fincher supe que iba a ser una película que valdría la pena ver y, afortunadamente, no estaba equivocado. En ella, nos encontramos frente a la desaparición de Amy Dunne y la (posible) culpabilidad de su esposo Nick Dunne.

La adaptación es soberbia, las actuaciones increíbles y el ritmo de la historia impresionante. Una de las cosas que más me llamaron la atención fue la inteligente crítica (reflejada íntegramente en el libro) hacia los medios de comunicación estadounidenses y la complicada batalla de géneros que se vive en la actualidad.

GONE GIRL, from left: Ben Affleck, Rosamund Pike, 2014. ph: Merrick Morton/TM & copyright ©20th

05) Under The Skin (Jonathan Glazer)

Otra gran sorpresa de ciencia ficción de este año. Una extraterrestre (personificada por la maravillosa Scarlett Johansson) tiene la tarea de reclutar hombres y llevarlos a su hogar, donde son despojados de su piel y asesinados al instante.

El filme cuenta con una perfecta combinación entre historia oscura e introspección y que, gracias a ello, suscita las preguntas más básicas del ser humano sobre quiénes somos y cuál es nuestro propósito de existir. Sin duda, una de mis propuestas innovadoras favorita del año.

undertheskin_2850579b

04) Nymphomaniac (Lars von Trier)

Lars von Trier y su filmografía han estado presentes en los últimos 10 años de vida (sobre todo porque hice mi tesis con Dogville) y siempre que estrena una película nueva logra sorprenderme y dejarme con un buen sabor de boca.

Sus historias son cautivantes, los personajes profundos, la música hermosa y la fotografía extraordinaria. Nymphomaniac no se queda atrás con ninguna de estas características. Creo que nunca había visto un filme donde el acto sexual fuera retratado de una forma tan explícita y hermosa a la vez.

Ciertamente, no es la mejor de sus películas pero sí una de las más digeribles y menos pesadas. las analogías y simbolismos son de lo más sublimes.

descarga

03) Birdman (Alejandro González Iñárritu)

Personalmente nunca he sido muy fan del cine de Iñárritu. Reconozco que su trilogía de ‘Amores Perros’, ’21 Gramos’ y ‘Babel’ es muy interesante pero no de mis favoritas. Sin embargo, con ‘Birdman’ recibí una bofetada con guante blanco.

Iñárritu nos presenta a Riggan, un actor olvidado que intenta regresar a la mente de las audiencias al adaptar uno de sus libros favoritos de la infancia y, en el camino, volverse relevante de nuevo.

En Birdman nos encontramos con todos los miedos con los que cualquier persona se ha enfrentado alguna vez: el temor a no ser relevante, el olvido, la soledad, la locura, la falta de independencia y el miedo a ser libre.

Cabe destacar la actuación de Emma Stone que se perfila para a ser la inevitable ganadora en la temporada de premios que está por comenzar.

birdman

02) Lucy (Luc Besson)

Es la única película con la que he salido del cine sin habla, pasmado e impresionado. La última historia del director francés se volca en Lucy, retratada por Scarlett Johansson (¡el año de Scarlett!), una mujer que logra utilizar toda su capacidad cerebral después que una bolsa de droga le revienta dentro del estómago.

Lo que en un principio pintaba para ser un simple filme sobre una mujer con superpoderes terminó por convertirse en un discurso metafísico que busca responder, y justificar, la existencia del propio ser humano y el destino que cada uno traza en sus propias vidas.

Imperdible.

05

01) The Grand Budapest Hotel (Wes Anderson)

Guión impecable. Personajes espectaculares. Fotografía sublime.

The Grand Budapest Hotel es un thriller donde Wes Anderson nos habla de todo y de nada a la vez. Es una historia donde sucede de todo y que, sin embargo, no se siente que haya pasado nada. Es el caballo de Troya cinematográfico del año. Ni más ni menos.

Tony-Revolori-and-Saoirse-Ronan