Archivo de la etiqueta: Pretty Little Liars

No te metas con mis hijos: la invisibilidad de la infancia queer en los medios.

Si hay algo que debo reconocerle a la televisión actual que está mucho más adelantada en el tema que el cine, creo yo es su interés por la representación. Cada show, cada historia y cada temporada nueva hace un esfuerzo importante por incluir un (o más) personaje que pertenezca a una minoría o grupo vulnerable.

Ya quedaron atrás los tiempos donde la televisión era completamente blanca y heterosexual. Ahora ya podemos encontrarnos con personas adultas de color, homosexuales y transgénero como protagonistas de historias relevantes y muy actuales. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas.

Algo que siempre me ha causado mucha curiosidad es la falta impresionante de personajes infantiles queer en cine y en televisión. Podemos entender que un hombre adulto mantenga una relación con su novio e, incluso y con mucho esfuerzo y meditación aceptar que una persona haya nacido con sexo femenino pero se identifique en su adultez como hombre. Lo que está prohibido siquiera sugerir es que una niña se vista de azul y le gusten los carros o que un niño decida usar un vestido y salir bien librado del asunto.

Esto, por supuesto, solo es reflejo de la sociedad en que vivimos, donde argumentar que los infantes queer existen será siempre equiparado con realizar un ataque directo a la inocencia infantil y a cuestionar los buenos valores con los que cada familia educa a sus hijos y sus hijas.

Pensar en una presencia importante y una representación de niños y niñas queer en los medios es aceptar, e institucionalizar, algo que la sociedad ha estado negando de manera recalcitrante a lo largo de los últimos años: ser queer es algo con lo que se nace, no algo que se aprende al crecer. Pero no todo está perdido. Algunos shows muy pocos, para ser franco han decidido ir deliberadamente más allá de los cánones sociales al incluir a la infancia queer en sus historias.

El remake de One Day At A Time de Netflix, por ejemplo, decidió que la historia de Elena, una chica activista de 15 años que también es hija de la protagonista, era relevante para la historia al mostrar su proceso para salir del clóset con su familia. La serie lo logra extraordinariamente al presentarlo como algo totalmente normal, sin necesidad de estereotipar a sus personajes ni de caer en el sentimentalismo barato.

The Mick, la nueva serie de FX protagonizada por Kaitlin Olson, decide ir mucho más allá con Ben, un infante de no más de 7 años de edad, que se identifica como una persona de género fluido que lo único que quiere hacer es poder vestirse con vestidos y pantalones cuando más le plazca sin necesidad de explicarse frente a sus maestros o a los padres de sus compañeros de escuela.

Pretty Little Liars lo hace también con un discurso un tanto contradictorio y perjudicial, debo decir—con Charles, el hermano menor de una de las protagonistas, que decide tener su transición a Charlotte mientras está en un hospital mental donde intentan tratar su identidad como un problema psicológico y no como algo que ha sido parte de su vida desde el momento en que nació.

Debemos celebrar que existan programas que se arriesguen cuando de representación en sus historias se trata. Sin embargo, me parece muy peligroso fingir que algo tan sencillo y natural, como lo es la identidad infantil, sea aún tratada como un tema tabú en los medios.

Series como The Mick o One Day At A Time nos demuestran que no es difícil ni imposible tocar temas de relevancia actual sin la necesidad de caer en la controversia o el sensacionalismo que rodea tan típicamente a la identidad, el género y la sexualidad, sobre todo si se trata de la de los niños y las niñas.

Estos shows logran representar a la infancia no como un monolito de inocencia difícil de alcanzar, sino como integrantes importantes de una sociedad de la que no podemos seguir manteniéndolos alienados.

Si nos dejáramos de preocupar tanto en lo que nuestros hijos e hijas puedan o dejen de aprender de los demás y mejor enfocáramos esas energías en empoderarlos y hacerlos sentir orgullosos por lo que son y no por lo que dejarían de ser, nos evitaríamos muchos problemas a la hora de tratar de convivir en armonía como sociedad.

The TV-obsessed-guy’s guide to enjoy Peak TV

We live on an incredible era, one era where audiences  have the opportunity to navigate through countless channels and streaming platforms for them to choose from a innumerable amount of shows that are constantly delving through important issues, like mental illness, gender, race, consent, identity and love, along a great variety of genres and situations. Yes, we are living in one era  that many people are calling ‘Peak TV’.

These days —mostly thanks to the elevated costs of movie tickets and the so called “lack of originality on Hollywood” that is been going on— people are consuming and relying much more in TV shows than in cinema.

Each new year we get a handful of new  (and interesting) shows waiting to be devoured by its audiences. Naturally,  it’s physically impossible for an actual human being to consume so many hours of  new and old TV whilst succesfully managing to maintain a job and a social life.

penny-needs-help-for-her-computer-addiction-on-the-big-bang-theory

There are so many TV shows and not enough time to weigh in on all the options. Every day I constantly find myself asking a lot of questions: Is this show gonna be worth of my time? Am I going to enjoy it? The premise looks fine, but, is it original enough? Does the characters look interesting?

If you ask yourself the very same questions every time you want to catch on with a TV show, then we share the same problem, but fear no more! I have some useful tips for you! Follow me through and by the end of this post you will be able to decide which show is worthy of your time and which one isn’t.

  1. Spring, summer and fall TV

The first thing you need to know before picking up the shows you are going to watch is that TV scheduling is really weird.  You either could wait for one or two, even three, years between season or you could watch two seasons of the same show on the very same year, something that happened with Shameless US this year.

Much of the time this has to do with network budgets ans the actor’s free time to wrap up a season. Benedict’s Cumberbatch and Martin Freeman’s busy schedules are the reason why Sherlock’s seasons have so many years of separation within each other.

But some other times this often happen due season’s scheduling. Typically, the networks distribute their shows between spring, summer and fall. The latter is always destinated for the most watched and rated shows, whilst the former and the one in the middle are more prone to be used to premiere risky shows. That way, you could only catch American Horror Story  on fall TV and Girls on spring TV.

My advice here is to never forget this scheduling, that way you could watch tons of different shows between seasons without missing the ones you are more interested about. Search for awesome new options and prioritize them between each season.

2. TV previews

If you follow any platform that is dedicated to write about pop culture, TV and movies you already should know that they usually post their TV previews before the beginning of each new season. Seize it.

What I tend to do is to look after this lists to search and select the shows that will draw on my attention. Entertainment Weekly and Filmschoolrejects are the ones that I am more prone to check and the ones that are most likely to be very helpful with their shows summaries.

3.  Helpful apps

I know, keeping up with a lot of shows could be a bit overwhelming and it could turn out to be a really difficult  task to accomplish. Notwithstanding, there’s a really useful life hack that has made my binge-watching experience a lot easier: Apps.

There’s actually a full catalogue of helpful apps made with the sole purpose of organizing and scheduling the shows you’re watching currently. My personal favorites are iTV Shows for apple users, and Next Episode for Android users. In them you can look for the synopsis of each episode, the day and time of the premiere and, in some of them, a list of the shows that are trending right now.

But the most important feature, at least for me, is the notifications. You can personalize your app to alert you when your favorite show is going to start, when it’s cancelled and even when it gets a premiere date. This will help you to follow each episode and to prevent you to miss out on a new one.

4.  The three episodes rule

Even if you already have selected a handful of shows to watch, you must prioritize the ones that you really want to keep on watching and discard the ones that you don’t. Otherwise, you will find yourself in the middle of a tricky situation between a lot of episodes to catch on and no time to do it whatsoever.

I have the theory that if a show doesn’t manage to captivate you and capture your attention in the first three episodes it will never manage to accomplish it in the near future.

Typically, the first three episodes of a show must give their audiences enough information, character-wise, story-wise and arc-wise, to really know what kind of show they’re getting into and what they can expect of it. Three episodes, in my book, are more than enough.

So, with that in mind, you either keep on watching it after episode three, because you like it, or you don’t, because you didn’t like what you saw, or you didn’t get enough information to enjoy the show by episode four.

Don’t waste your time on shows that doesn’t fulfill your needs as a viewer and stop doing senseless hate-watching. If you do this, you’ll see how easy will be for you to get rid of a show you felt obligated to watch and how rewarding will be to keep the ones you really loved on the first three episodes.

5. Enough is enough

Look, I love to watch a show from the very first season through the last  like the next person, but sometimes we have to accept, and then realize, that some shows could, and would, lost their way, and that’s fine. We don’t have to stick around until the very end of a show.

Precisely this very year I had to stop watching Pretty Little Liars because it became so tiresome and predictable that I ended up not enjoying it at all,  and I don’t even feel bad about it. I had my time loving it and I got some pretty good episodes, but that’s it.

So, if you feel like a burden to wacth  one of your favorite shows, then stop doing it. It will make you some room to enjoy a new one and you will feel much better with yourself by stopping all that hate-watching you’ve been doing lately.

6. Enjoy the experience

There’s nothing better than finding a great show to hang on to. Enjoy it and embrace it. Peak TV is really upon us and the best way to honor it is by consuming all the great things that are airing and streaming out there.

Have a great day and an awesome binge-watching season!

b8d1147a-3e8e-4e47-8f7e-45c854c36121_560_420

El intento de slasher en la televisión.

No me cansaré de decirlo, pero con la llegada de Netflix y Amazon, la forma en la que se está haciendo televisión actualmente no tiene nada que envidiarle al cine. Las plataformas de streaming han llegado a mover las bases de todo lo que se pensaba que era seguro que funcionaría en la televisión.  Ahora podemos ver series (unas más que otras) que buscan retar a sus espectadores y no sólo tener el rating semanal que necesita para seguir subsistiendo.

Los formatos y técnicas narrativas se han modificado. Ahora ya no nos conformamos con una temporada llena de capítulos con historias aisladas que se conecten sólo por medio de la presencia de los personajes. Las audiencias comenzamos a pedir arcos narrativos y argumentos sólidos.

Por ello, ahora las televisoras están comenzando a apostar por crear series con historias, técnicas y formatos parecidos a los del cine. Algo que (la mayoría de las veces) funciona. Sin embargo, hay uno que creo que, aún a la fecha, no han logrado hacer que funcione totalmente:  el del psicópata enmascarado que persigue a un grupo de personas.

La premisa es (o debería de ser) sencilla: Algo le pasa a una persona. Esta persona jura cobrar venganza. Pasa un tiempo, se encapucha y decide atormentar a las personas relacionadas con el suceso. nadie sabe quién es. Asusta, mata, desaparece y revive a lo largo de un tiempo. Lo desenmascaran. Fin. Ahí tenemos a ‘Pretty Little Liars’, ‘MTV: Scream’ y la más reciente ‘Scream Queens’ como los mejores partidarios de esta idea.

NELBQIByZ9XpPU_2_b

El problema no es que no sea una idea atractiva (y por demás utilizada), sino que el formato no es el adecuado. Muchas de las slasher films se han aprovechado de este trope una y otra vez y a todos nos sigue gustando por la incertidumbre y la emoción. Esa sensación de no saber quién será la siguiente víctima y de qué forma será castigada.

En el formato de televisión, en cambio, esto es un poco más complicado. La misma estructura con la que se diseñan las temporadas no permite que la audiencia sienta esa misma incertidumbre y emoción. De esa forma, se sacrifica la expectativa por el momento de shock y, finalmente, no sólo se trata de eso.

De entrada, sabemos que en una serie no se va a eliminar, a la mitad de la temporada, a los actores principales que están contratados para aparecer en todos los capítulos.  Así, es lógico que los secundarios sean despachados a diestra y siniestra.

scream-queens

Eso modifica totalmente el sentido de emoción que el formato en cine imprime. Siempre habrá vueltas de tuerca aquí y allá, pero si no puedes sacrificar a uno de tus personajes principales porque su contrato no te lo permite, entonces estás alterando la idea en su totalidad.

Ahí tenemos a las chicas de ‘Pretty Little Liars’, han vivido muchos sustos, amenazas de muerte e infartos pero ni una sola ha sido eliminada del programa en 5 temporadas. Todas simplemente fingen sus muertes, desaparecen o huyen antes de que su vida corra verdaderamente peligro. La estructura de las series no se los permite.

PLL101-01276

En el caso de ‘Scream’, los productores decidieron mover un poco el balance al matar a un personaje principal poco antes del final. Sin embargo, a cambio, sacrificaron tiempo (e ideas) para atormentar a la protagonista que se suponía que era la ‘Final Girl’.

‘Scream Queens’, por su parte, sólo se ha encargado de despachar personajes secundarios que no tienen participación, o incidencia alguna, en la narrativa de la serie. Están ahí sólo para ser asesinados y crear un conteo de muertes justificado.

En segundo plano, me parece imposible mantener a una audiencia cautiva por saber la identidad del enmascarado por más de una temporada. Es cansino. Algo que ‘Pretty Little Liars’ hizo por 5 temporadas y, afortunadamente, supo darle una conclusión decente (aunque llena de plot holes).

‘Scream’ por su parte -y juzgando sólo con la primera temporada- parece que optará por manejar sus temporadas como grandes (y muy largas películas) con asesinos diferentes. Imitando un poco a la serie de filmes en el que está basada.

Para ‘Scream Queens’, por el contrario, esto ha sido una ventaja para sus escritores. Debido al formato de comedia y exceso de humor negro, los espectadores no necesitamos saber quién es el asesino -aunque eventualmente nos lo dirán-, los protagonistas están tan absortos en sus vidas que no están interesados en resolver el misterio.

Es cierto que a todos nos gusta resolver un buen misterio. Sin embargo, creo que es importante que, si las series van a comenzar a adoptar aspectos de los slasher films, adapten sus formatos a los formatos ya establecidos y no viceversa. Algo que creo que ‘Scream Queens’ está intentando emular.