Archivo de la etiqueta: Sci-Fi

8 películas para el alma anti-Chick-Flick.

No les voy a mentir, me gustan mucho y soy fan de los chick-flicks. Con sólo dar un brinco a mi biblioteca fílmica sería suficiente para comprobar dos cosas: a)  que 1 de cada 3 películas  que tengo es romántica 2) compro muchas películas.

Según el internet, las chick-flicks constituyen parte de un género fílmico que dedica sus narrativas a apelar temas como el amor y el romance y donde las historias giran en torno a relaciones amorosas.

Es un hecho, las chick-flicks están atiborradas de clichés, tropes gastados y formulas que se reproducen en todas y cada una de ellas. Básicamente, las películas románticas son el epítome de la falta de originalidad y las historias cursis.

Es por ello que, cuando me encuentro con un filme donde los clichés son modificados, la narrativa es diferente, los elementos que la componen mezclan diferentes géneros y la propuesta es arriesgada, realmente lo agradezco. Mientras mi niño cursi interior pega brincos de la felicidad.

Es por eso que he decidido compartirles 8 películas románticas que se salen de la fórmula típica y nos invitan, gracias a elementos de fantasía o sci-fi, a entender el amor, el romance y las relaciones amorosas como algo mucho más grande y poco común a lo que acostumbramos a ver a diario.

Safety Not Guaranteed (2012) Colin Trevorrow.

Safety_Not_Guaranteed_PosterArt

Ya he hablado antes de esta gran historia propuesta por Colin Trevorrow. En ella nos presenta la historia de Darius (Aubrey Plaza), una pasante a periodista que decide investigar con su equipo un anuncio publicado en el periódico de un hombre llamado Kenneth (Mark Duplass) que busca un compañero para regresar en el tiempo con una máquina que el mismo inventó.

No hace falta agregar que es una historia que centra su narrativa en el romance, pero que está sumergida en el mundo del sci-fi. Impredecible e imperdible.

The One I Love (2014) Charlie McDowell.

theoneiloveblucover

Otra increíble película protagonizada por Mark Duplass, donde actúa como Ethan  que junto con su esposa Sophie (Elisabeth Moss) viven infelices como pareja, por lo que deciden acudir a terapia. Ahí, su terapeuta (Ted Danson) les sugiere pasar tiempo de calidad en una cabaña. Al llegar ahí, sucede una serie de situaciones fuera de lo normal que no puedo describir sin soltar elementos claves de la trama.

Perfecta para aquel cinéfilo o cinéfila que tiene ganas de ver algo totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados.

Ruby Sparks (2012) Jonathan Dayton, Valerie Faris.

Ruby_Sparks-153257768-large

Personalmente, es una de mis películas favoritas. Narra la historia de Calvin (Paul Dano), un escritor desesperado por escribir algo nuevo y superar a su ex-novia, cuando un día aparece en su casa una chica llamada Ruby Sparks (Zoey Kazan) que, casualmente, había escrito la noche anterior en lo que se supone que es su nueva novela.

Extraordinariamente contada. Una historia que habla del amor propio, el amor a la pareja y lo que es capaz de ocasionar el orgullo cuando se pierde el control control.

Upside Down (2012) Juan Solanas.

81-khvcvXeL._SL1500_

¿Qué pasaría si viviéramos en un mundo donde las clases sociales se separaran gracias a la ley de la gravedad? Esa es la premisa de Upside Down. Una historia que narra la relación amorosa entre Adam (Jim Sturgess) y Eden (Kirsten Dunst) una pareja que vive cada uno en planetas opuestos con gravedades que los empujan a direcciones opuestas.

Una especie de Romeo y Julieta moderno donde los límites que se interponen entre cada uno de ellos son reales y casi imposibles de cruzar.

Eternal Sunshine Of A Spotless Mind (2004) Michel Gondry.

couv_eternal-sunshine-of-the-spotless-mind

Joel (Jim Carrey) y Clementine (Kate Winslet) forman una pareja donde cada uno ya no es feliz con el otro. Esto sucede en una realidad donde existe Lacuna Inc. una empresa capaz de borrar de tu memoria a una persona. Por ello, Clementine decide llevar a cabo el proceso, mientras que Joel, en venganza, hace lo mismo sin percatarse de lo mucho que extrañaría sus recuerdos con ella.

Una película que existe gracias a las mentes creativas de Charlie Kauffman y Michel Gondry, donde el mundo onírico y el real se mezclan a la perfección gracias a un excelente trabajo de edición y un guión increíble.

About Time (2013) Richard Curtis.

about_time-poster

Tim (Domnhall Gleeson) proviene de una familia donde los hombres tienen la capacidad de viajar en el tiempo. Así que, cuando decide irse a vivir a Londres, conoce a Mary (Rachel McAdams), una editora estadounidense que lo cautiva. Sin embargo, debido a una serie de eventos, debe regresar en el tiempo a tratar de conocerla de nuevo y enmendar eventos de su pasado.

Richard Curtis también dirige ‘Love Actually’, ¿Neceito decir algo más?

Never Let Me Go  (2010) Mark Romanek.

Never-Let-Me-Go-movie-poster-1

Basada en la novela de Kazuo Ishiguro, narra la historia de Kathy (Carey Mulligan), Tommy (Andrew Garfield) y Ruth (Keira Knightley) un trío de amigos que se conocen desde la infancia y viven momentos de amor y desamor juntos. Todo en un futuro distópico donde existen escuelas donde crían niños que tienen la única función de donar órganos.

Historia de amor con muchao Sci-Fi, drama y triángulos amorosos.

Comet (2014) Sam Esmail.

large_zAizGSXjgwYETVBy8Mb92RDL969

Kimberly (Emmy Rossum) y Dell (Justin Long) se conocen en una muestra de cine al aire libre, mientras  su romance trasciende a diferentes realidades alternas.

Más que una película, es un poema visual y una oda al amor, a lom que pasa en la vida de pareja, a lo que puede pasar y a lo que nunca será.

Así que ahí lo tienen, si buscan opciones cinematográficas diferentes a lo común, estas 8 opciones son perfectas para ustedes. No olviden decirme en los comentarios cómo les parecieron.

Como me gustó tanto escribir este post, voy as seguir realizando entradas donde recomiende películas que compartan un tema o líneas narrativas.

 

‘Sense8’: Una celebración a la vida.

La gloriosa entrada de Netflix a nuestras vidas, como amantes de las series que somos, nos ha ayudado a conocer nuevas formas de ver una maravillosa alternativa a la construcción de historias, gracias a diferentes medios y narrativas.

El modelo que esta casa productora nos ofrece es, sin lugar a dudas, novedoso. En lugar de entender a cada temporada como un conjunto de capítulos independientes, unidos por uno o varios arcos argumentales, nos encontramos con una sola historia dividida en 12 o 13 momentos intrínsecamente ligados por si mismos. Como una gran, y espectacular, película.

De esta forma, los creadores de cada serie ya no tienen que preocuparse por moldear misterios sin solución o cliffhangers lo suficientemente fuertes para mantener la atención de los espectadores en cada capítulo. Los personajes tienen oportunidad de crecer de forma exponencial ya que el character development es esencial para este modelo.

El ritmo, la construcción de los personajes, los diálogos, e incluso la música cambian, se adaptan, y comienzan a formar parte fundamental de la estructura narrativa que propone Netflix. Algo maravilloso y muy novedoso para disfrutar.

Muchas series creadas por esa misma casa productora han podido gozar de este nuevo modelo de ver televisión. Mientras ‘Orange Is The New Black’ nos permite conocer más sobre las chicas encarceladas, ‘Bloodline’ nos brinda un thriller de misterio completo y sin interrupciones. ‘Sense8’, creada por los hermanos Wachowski y J. Michael Straczynski, es la más reciente serie que goza, y aprovecha a la perfección, estos nuevos atributos.

Su historia gira alrededor de la vida de 8 individuos esparcidos a lo largo de todo el mundo (Ciudad de México, Mumbai, Nairobi, Seúl, Londres, Islandia, Chicago, San Francisco y Berlín) que, después de un evento que involucra a Daryl Hannah y Naveen Andrews, comienzan a compartir un enlace más allá de su propio entendimiento. Un enlace que los  motiva a compartir todos los aspectos de su vida y que los coloca física, mental y metafísicamente en los mismos lugares. Así, los 8 individuos se convierten en uno mismo.

tumblr_npp2cz6Ocz1slsucjo1_540

Con eso en mente, conocemos la vida (con o sin privilegios) de un grupo de ser humanos tan extraordinarios que no necesitan de mayores elementos que los propios para sobresalir. Así, tenemos a Nomi, una chica transgénero lesbiana que no piensa dejar que nadie le quite su identidad, Sun, una empresaria Koreana que intenta sobresalir en un país donde los hombres tienen el poder, o Capheus, un chico que vive en Nairobi y maneja un camión para poder pagar las medicinas para su mamá.

Gracias a este nuevo enlace, cada uno de los sensates puede estar en el mismo lugar que cualquiera de los otros 8 (sin salir de su ciudad) para platicar sobre sus problemas emocionales, de identidad o de género al mismo tiempo que se proporcionan ayuda para salir de momentos peligrosos.

Con esta propuesta, los Wachowski y Straczynski, no sólo se encargan de tocar las fibras más sensibles de la existencia humana, sino que también expresan fuertemente sus argumentos en diferentes temas actuales  como la homosexualidad, la intolerancia, la pobreza, la equidad de género y los privilegios de la clase poderosa de la sociedad.

capheus-esta-en-problemas

Sí, es cierto que la premisa de esta serie resulta tan complicado de entender. Sin embargo, todo es parte de la forma en que se eligió contar la historia que rodea a estos 8 individuos. Algo confuso que, eventualmente, toma sentido y se siente tan natural como la vida misma.

Lo extraordinario de ‘Sense8’ no es sólo la música, la fotografía y las locaciones actuales (a lo largo de todo el mundo) donde se grabó la serie. Lo extraordinario de ella es la pasión con la que fue creada. Es una oda a la vida.

Los creadores se abren completamente con esta historia al mostrarnos, de mil y un formas, lo extraordinario que es vivir. Lo increíble del ser humano. Tanto los Wachowski, como Straczynski, se encargan de recordarnos las razón esencial por la que estamos aquí:  ayudar a los demás. De esta forma nos recuerdan que somos individuos sociales y que necesitamos de los demás para ser mejores personas. Con esta serie se encargan de decirnos, constantemente, que la empatía es la característica más pura e intrínseca del ser humano y que nunca estamos solos.

05-sense8-preview-kala

‘Sense8’ se trata de celebrar la vida.

Los diálogos entre sensates son profundos y profusamente identificables. Las situaciones son tan emocionantes como emotivas. La fotografía es devastadora e impactante. La música es esencial y poderosa. El ritmo es implacable y exacto. Todo lo que conforma a esta serie es meticulosamente seleccionado para comunicar algo, para hacer un statement, para provocar un sentimiento.

Si hay algo que deben aprender los nuevos creadores  a partir del legado que deja  ‘Sense8’ con su propuesta, es el corazón con la que esta serie fue creada. Claro que una historia siempre será contada desde la perspectiva de cada persona, pero sin emoción en su escritura pierde todo sentido.

Estimado lector, querida lectora, no pierdan la oportunidad de dejarse llevar por la maravillosa mitología que los Wachowski nos invitan a explorar. Con tiempo y paciencia (sobretodo en los primeros 3 capítulos) se encontrarán con una gran obra maestra de nuestro siglo. Una razón más para agradecer a la vida.

 

Lucy y los manifiestos cinematográficos

Una de las cosas por las que más disfruto ir al cine es por la cantidad de emociones y sensaciones que cada película me hace vivir. Personalmente, una historia me deja satisfecho cuando me hace sentir algo; cuando me deja algo que me hace pensar y que me motiva a escribir. Sin embargo, son muy pocas las que me ponen de mal humor y, aún así, siento que me quedo con algo.

Dentro de ese pequeño umbral de enojos se ubica Terrence Malick y sus últimas dos obras: Tree Of Life y To The Wonder. Con ambas salí despotricando en contra de la historia, la fotografía, el mensaje y el ritmo del filme. Algo muy curioso me sucede con el cine de este director, me cuesta mucho trabajo ser objetivo con lo que muestra en sus filmes y me apasiono mucho tratando de defender mis argumentos de porqué no me gustan sus historias. Personalmente, me parece un director que se dedica a realizar caprichos filosóficos de interés personal y que nunca alcanzan a transmitir suficiente.

En general, no estoy muy de acuerdo con los caprichos (n’omás porque sí) de los directores que buscan -por medio de analogías cinematográficas que muchas veces les quedan grandes- en crear manifiestos filosóficos de la vida y el sentido que tiene nuestra existencia en la tierra. Sin embargo, esta semana un capricho de otro director, que plantea ideas parecidas a las de Malick, me calló la boca.

Como todos ustedes sabrán, queridos lectores, se acaba de estrenar la nueva película de Luc Besson, Lucy. De entrada, esta película se vendió a los espectadores como otra historia de “superhéroes” con poderes, lo cual sólo fue reforzado por la participación de Scarlett Johansson (también conocida como Black Widow) y un sinnúmero de escenas de ella haciendo uso de sus poderes.

Sin embargo, y para mi grata sorpresa, la historia toma una dirección totalmente contraria. Si bien es cierto, podemos gozar de momentos extraordinarios donde Lucy hace uso de sus “poderes mentales”, gracias a una droga que incrementa su capacidad cerebral, pero estos eventos no son más que un pequeño contexto (o pretexto, de alguna manera) de algo mucho más grande que sucede a lo largo de todo el filme.

Luc Besson (gracias a la capacidad mental de Lucy) nos expone un manifiesto (muy trans-humanista) donde sus argumentos giran alrededor de la creación del universo, la vida humana, la muerte, la moral del ser humano y la importancia del tiempo. El director hace uso de la ciencia ficción y explica el sentido que el cree que tiene la vida en la tierra y el futuro que nos depara si seguimos viviendo como lo hacemos actualmente.

Lucy -como su personaje lo hace en la película- funciona como un camaleón mutable que el director usa a su conveniencia para explicar los diferentes niveles narrativos de su filme. De forma que ella toma (de forma muy sutil) los papeles de protagonista, narradora, voz re-presentativa del director, símbolo y personaje omnipresente, al mismo tiempo que la historia se va desenvolviendo frente a nosotros. Lucy se convierte en nuestro acompañante y protagonista de la película.

Con esto, Luc Besson nos inunda con imágenes que hacen alusión a la teoría de la evolución en contraposición con el creacionismo, la relación intrínseca entre el tiempo y el cambio, el impacto de los humanos en la tierra y el sentido de la vida.

Sin embargo, en esto radica uno de los mayores problemas del filme: los enormes huecos en la continuidad de la historia. El director, en su afán de no hacer de Lucy una simple historia de ciencia ficción y más un manifiesto personal, omite importantes detalles secuenciales que son cruciales para entender algunas conexiones entre escena y escena y, en su lugar, le da más importancia a todo lo que sucede alrededor de su historia: sus propio punto de vista.

Personalmente, Lucy es de las pocas películas de este año que me han dejado pensando (aún a la fecha) y que he disfrutado enormemente. Quizás disfruté más de este pequeño capricho de Luc Besson debido a su bagaje en ciencia ficción o quizás simplemente la narrativa me logró atrapar desde el principio pero, sin duda alguna, es uno de los filmes que más he disfrutado de este año y que, con gusto, compraré cuando salga a la venta.