Archivo de la etiqueta: Stranger Things

Honey, I shoehorned heterosexuality on the kids

Let’s all agree on this, the media doesn’t like to portray queer children. We can have lots of wonderful and nuanced gay couples flourishing in front of our eyes accompanied with some transgender characters in our TV shows, but don’t even think about getting a beautiful coming out story of a child with an identity crisis, because kids watching it might “get confused” and ask things we’re not prepared to answer as the grown-ass adults we are.

We don’t like to confront the things we’re not able—or don’t want—to understand. That’s why most of the audiences, especially parents, get usually startled when even a hint of queerness stands out on their children’s TV shows because talking about it will automatically imply we want our children to be themselves and live a full life instead of living within the borders of the idea of life we have for them.

We like to see our children depicted as five-year-old heterosexual boys holding hands with five-year-old heterosexual girls yearning for long-lasting relationships since the first day they were born and dreaming with being home-steady moms and dads who provide for their families. Basically, the perfect family picture.

And don’t get me wrong, there’s nothing bad with wanting to have the family, the house, the children and the dog visualized in the future. The problem here is that the media is not capable to look beyond that stereotype, especially when our reality is really different and far from it. Every day, there are more and more queer children embracing their identities and feeling good about themselves than we can handle, and that scares us.

That’s why most TV shows, especially the ones that have a younger audience, prefer to depict their children as heterosexuals —especially men— from the very beginning. In fact, they would probably establish them as such on the first or second episode of the season to leave no doubts about it.

We can’t have a little boy on television who is sensitive and caring without clarifying upfront his heterosexuality. We also can’t have a child who doesn’t have a romantic interest (or even intentions of having one) without giving them one immediately, because being single would probably mean that they’re indecisive or gay. Sadly, that’s a direct reflection of our reality and the ways we reduce children’s identity.

Nowadays, is really easy to find stories of little boys falling in love with little girls —and not the other way around— from a very young age in TV shows, as opposed on investing in creating meaningful stories that centre on them being alone and discovering themselves; that would leave no space to believe that they are nothing but heterosexuals. People actually prefer to create a love arc between their little heterosexual children before considering the idea of, I don’t know, letting them be children.

There isn’t a better example of this than the characters of Jackson (Michael Campion) and Max (Elias Harger) from Netflix’s Fuller House (2016): a pair of thirteen-year-old and seven-year-old boys respectively, who have been problematically paired up with several girls since episode one of their three-season run, with lots of excuses, narratively-wise, to justify this.

Jackson has been portrayed, from the very beginning, as a teenager experiencing his wonderful blossoming into manhood, and as such, he has been doing it with the help of his manliness. The problem with it is that his character is constantly reduced to his heterosexuality and his “manly appeal”, making it his only recognizable trait. Jackson’s arcs have always been about him trying to make girls like him. If we strip him out of it, there would nothing left of him, leaving behind a blank of a person.

Max’s heterosexuality, on the other hand, is so frustratingly shoehorned, that any story −and believe me, there are lots of them−that develops around him and his love life automatically feels superficial and out of character. Why? Because he is portrayed as a sensitive child that is in touch with his emotions and, as we have learned, emotions and sensitiveness are not usually related to manliness and heterosexuality in boys.

The people behind the show is so invested in proving that Max is heterosexual that they have essentially devoted all of the entirety of his season 2 and season 3 arc into orchestrating a feud between him and his neighbour over the love and attention of a girl, named Rose (Mckenna Grace), —who’s title actress looks always uncomfortable— in order to become her boyfriend. It’s important to mention that none of them has asked her if she would like to date them or even if she’s interested in any of them.

Something similar has been happening on another Netflix show, Stranger Things (2016), where it seems that the love lives of a group of thirteen-year-old boys are more interesting than the mysteries surrounding them. Or at least, that’s what the creators of the show, the Duffer brothers, have been trying to tell us on the two seasons that have been aired.

First, they stripped Eleven (Millie Bobby Brown) of all agency by giving her the role of Mike’s (Finn Wolfhard) love interest on season 1’s finale, then, they brought a new girl character, called Max (Sadie Sink) to fulfil the role of the Smurfette of their group that Eleven left when she was gone, and with no other reason to exist than becoming Lucas (Caleb Maclaughlin) and Dustin’s (Gaten Matarazzo) love interest and object of desire.

Also, like Fuller House, Stranger Things has their very own Max problem with one of their leads, Will (Noah Schnapp), who is also a sensitive, caring boy who also happens to be in touch of his feelings and the only one who has not being paired with any other girl. But, as he becomes more and more important, I can already see him meeting a love interest for season 3, especially because lots of media outlets and forums devoted to the show have been asking to the creators to have him be a gay character.

What’s really dangerous—and also disingenuous, I might say— about the narrative that the creators of these shows are trying to tell, is first, that girls’ only purpose in this world is to become a symbol of heterosexuality for adults to use as love interests in order to justify the heterosexuality of their boys and, second, that children need to be paired up before they have the chance to even try to think about themselves, their identities and what they really want.

Representation will always matter, especially when it comes to children and their identities, if we want to set a good example, we need to depict them as to how they really are and not by the idea we have of them.

 

 

 

 

 

Tenemos un problema de perspectiva en Hollywood.

Es un hecho, Hollywood sigue siendo una máquina fílmica sexista que le interesa poco el punto de vista femenino detrás de sus películas y que, cuando sucede lo contrario, le da la espalda a las directoras y realizadoras al momento de reconocer su trabajo.

Aún cuando miles y millones  de veces se ha intentado mostrar y demostrar la importancia de la perspectiva femenina en el cine actual, el punto de vista masculino sigue siendo el imperativo en el mundo de las películas, tanto delante como detrás de cámaras.

Esto no es más que resultado directo de la sociedad en la que vivimos, donde la perspectiva masculina es la hegemónica y donde las experiencias de vida, así como los relatos e historias, son tomadas en cuenta desde el punto de vista masculino.

Con ello, no quiero decir que contar con una mirada masculina detrás de un proyecto es algo necesariamente negativo, sino que, más bien, el exceso de perspectivas similares no solo acapara y monopoliza el discurso, sino que propicia , voluntaria o involuntariamente, que el resto de miradas se pierdan en el camino.

El problema, entonces, radica en la unilateralidad de visiones. Todos los días nos enfrentamos a un mundo donde las historias que vemos y consumimos a diario son vistas con el mismo lente, y contadas con la misma voz. Un mundo donde la falta de representación femenina nos condiciona a creer que la realidad y la perspectiva deben ser alineadas con y hacia lo masculino.

La incidencia masculina hegemónica en la creación de películas influye al discurso fílmico, en gran manera, de diferentes formas y con una enorme variedad de aristas, donde la dirección, el guión, la producción e incluso la actuación se ven afectadas.

En el caso de la dirección, el punto de vista masculino es tan permanente y recalcitrante que incluso existe un término (a veces derogativo) para nombrar a la perspectiva (casi siempre) sexista detrás de la cámara masculina: The male gaze. 

The male gaze se puede identificar de diversas formas en una película: en el vestuario que usan los personajes femeninos, en la forma que la cámara encuadra y decide enfocar a los cuerpos femeninos o, incluso, en las actuaciones reductivas de los personajes femeninos.

El mejor, y más actual, ejemplo de ello puede ilustrarse de manera clara en la modificación de la armadura de pelea que usan las Amazonas en Wonder Woman, dirigida por Patty Jenkins, y los bikinis ajustados que usan en Justice League de Zach Snyder. Misma película donde el trasero de Diana Prince es protagonista de una cantidad exhorbitante de tomas.

La dirección de un filme no es la única víctima de la mirada hegemónica masculina, el guión también lo es. Debido a que la escritura corresponde a la espina dorsal de una historia, es común encontrar una representación errónea y superficial de personajes femeninos. Una película que no tiene voces femeninas que cuenten historias diferentes, solo propicia la creación de tropes* reductivos y personajes sin forma ni caracterización.

Uno de los tropes más usados, voluntaria o involuntariamente,  en las películas es el de The Smurfette Principle , aquel donde, tal como en la caricatura de The Smurfs, es común encontrar en un filme a un grupo de hombres protagonistas con una gran variedad de historias, y experiencias, masculinas por contar y solo a una mujer que los acompañe. Cuando este personaje tiene un papel principal, usualmente es relegada a ser interés amoroso, cuando no lo es, se reduce a un objeto que ayuda a avanzar la historia a algún lado.

Este trope surgió como respuesta práctica de Hollywood a la falta de personajes femeninos en sus películas. A final de cuentas, para ellos resulta mejor tener una “voz femenina” que funcione como depositario de todas las fantasías masculinas, que ninguna ¿no es así?

A lo largo de la historia ha existido una increíble variedad de Smurfettes que se han catapultado como intereses amorosos o motivaciones de nuestros protagonistas masculinos favoritos: Tess Ocean (Julia Roberts) existía en Ocean’s Eleven solo para fungir como interés amoroso y motivación personal de Danny Ocean, Henley Reeves (Isla Fisher) correspondía al avatar de la población femenina que buscaba representar Now You See Me , Lula May (Lizzy Caplan) tomó su lugar en Now You See Me 2 y Black Widow (Scarlett Johansson) se convirtió en interés amoroso de Hulk en Avengers 2 de forma tan precipitada que ni siquiera el equipo creativo detrás de la película se molestó en crear una historia de fondo de valor para ella.

Tomando de nuevo el ejemplo de Justice League, Diana Prince también representa a esa Smurfette rodeada por un grupo de hombres, y cuyo fin es reducido en solo una escena cuando pasa de ser la líder del grupo a convertirse en un interés amoroso para Batman. Lois Lane y Martha Kent, por otro lado, son representadas como los objetos de deseo de Superman que lo motivan a ayudar al equipo y, por consecuencia, a avanzar la historia.

Existe también un tipo de escritura que intenta evitar usar a The Smurfette Principle en sus guiones:  agregar a 2 o más personajes femeninos en su historia. A simple vista, esta acción parece apuntar a querer mejorar la representación femenina en las historias, sin embargo, el problema radica en la forma en la que lo hacen.

Bajo el punto de vista masculino hegemónico los personajes femeninos solo pueden convivir en una historia de tres formas diferentes:  a) alejadas unas de las otras,  b) juntas pero discutiendo solo sobre sus contrapartes masculinas o c) siendo enemigas mortales.

Eleven y Max de Stranger Things son el mejor de ejemplo de la conjunción de estas tres variantes. A lo largo de la segunda temporada, los hermanos Duffer colocan a dichos personajes en puntos alejados donde pasan la mayor parte del tiempo sin conocerse y distanciadas la una de la otra. Eventualmente, las dos cruzan caminos, sin embargo, al hacerlo, crece una enemistad fuerte entre ellas debido a un malentendido y una disputa por Mike, el amigo más cercano de la segunda y el amor platónico de la primera.

Por ello, y muchas otras cosas, es que es importante contar con una variedad de perspectivas detrás de las historias que consumimos a diario y nosotros como audiencia podemos hacer mucho para que esto comience a suceder. Como primera instancia, podemos comenzar apoyar los filmes dirigidos y escritos por mujeres y cuestionar los que no.

Mi sugerencia es que, la próxima vez que veas una película, serie, videojuego o producto audiovisual de tus creadores masculinos favoritos, comienza a considerar las siguientes interrogativas: ¿La historia cuenta con más de un personaje femenino? ¿Las tomas se encargan de encuadrarla a ella de frente y enfocándose en su cara no en su cuerpo? ¿Hay más personajes femeninos que la acompañen? ¿Comparten escenas juntas? ¿Hablan entre ellas? ¿Son algo más que enemigas? ¿Discuten sobre algo más que no sean sus contrapartes masculinas?

Con esto en mente comenzaremos a exigir más de nuestros directores masculinos y daremos más espacios para las creadoras femeninas que tanto necesitamos en nuestro contexto actual.

*Atajo de storytelling que ayuda a la audiencia a entender algo instantáneamente.

Las 18 mejores series del 2016, parte 2

9 Lady Dynamite Netflix, primera temporada.

Resultado de imagen para Lady dynamite

Si hay alguien adecuado para hablar de una enfermedad mental en una serie y reírse sobre ello definitivamente es la comediante Maria Bamford. Su particular sentido del humor y carisma hacen que cada capítulo de Lady Dynamite sea una nueva aventura.

La serie narra la vida de Maria, una actriz diagnósticada con un transtorno bipolar que se tiene que enfrentar al mundo del espectáculo después de haber estado un tiempo en un hospital psiquiátrico y alejada del medio.

Lady Dynamite no solo se encarga de hacer un estudio profundo sobre las personas que sufren una enfermedad mental, sino que también nos dan una perspectiva realista de las personas que las rodean. Serie esencial para todos los fanáticos del humor negro.

8 The Good Place NBC, primera temporada.

Resultado de imagen para The good place

Desde el estreno del remake de The Office, Michael Schur se ha encargado de crear comedias novedosas, con personajes entrañabales, muy adelantadas a su época y con The Good Place no se queda atrás.

Con este programa seguimos a Eleanor, una chica inteligente que se dedicaba a aprovecharse de los demás en una vida mal vivida, hasta que muere y aparece, gracias a un error, en el paraíso (o The Good Place) y no en el infierno (o The Bad Place). Ahí conoce al ángel arquitecto de ahí, Michael (un magnífico ted Danson) al que tendrá que engañar para poder mantener su lugar.

Si con esa explicación imaginaste una serie muy conceptual, entonces estás en lo correcto, y The Good Place se divierte mucho con eso. Resulta muy interesante ver cómo la serie juega con temas morales y profundos de forma tan natural, algo que lo vuelve un programa esencial esta temporada.

7 Love Netflix, primera temporada.

Imagen relacionada

Para los que ya conocen el trabajo de Judd Apatow, sabrán que su tipo de comedia se distingue por tratar temas en particular de forma incómoda y directa. En Girls el enfoque fue dirigido a las mujeres jóvenes modernas, en Freaks and Geeks a un grupo de inadaptados y en su más reciente creación, Love, se centra en una pareja totalmente diferente.

En manos de cualquier otras personas, esta serie podría ser otro programa más sobre una pareja dispareja. Sin embargo, con Judd Apatow y compañía, podemos disfrutar de la historia detallada de dos individuos imperfectos que intentan acompañarse el uno al otro a pesar de todo lo que se los impide, sobre todo ellos mismos.

6 Stranger Things Netflix, primera temporada.

Resultado de imagen para Stranger things

Si hay una serie que dio de qué hablar en este año es, sin duda, Stranger Things. Programa que, por si mismo, logró retomar los mejores elementos del terror y el suspenso de la decada de los 80 y aprovecharlos para crear una historia intrigante que sigue a un grupo de personas que están en búsqueda de un niño que, al parecer, se encuentra perdido en otra dimensión. Imperdible.

5 Veep HBO, quinta temporada.

Resultado de imagen para Veep fifth season

Esta es la primera temporada de este exitoso show de comedia política en el que el showrunner es diferente al creador original, debido a la partida de Armando Iannucci. Afortunadamente, y gracias a la fuerza del talentoso cast y de las historias ingeniosas, esta es una de las mejores temporadas de la serie.

A lo largo de 13 capítulos , personajes secundarios, como Catherine, ganan fuerza y el protagonismo necesario para llevar su propio episodio (como el fabuloso Kissing Your Sister) sin perder los arcos argumentales del resto. Muy recomendable.

4 Black Mirror Netflix, tercera temporada.

Resultado de imagen para Black mirror season 3

Fue un gran alivio que el monstruo del entretenimiento Netflix decidiera retomar esta increíble serie antológica que centra sus episodios en los peligros de el aprovechamiento de la tecnología en exceso y la forma en que ésto afecta directamente a nuestra humanidad y relaciones personales.

Resulta refrescante que dicho programa contara con el respaldo y la fuerza creativa de Netflix para abrir las puertas a nuevas e impresionantes historias y a figuras importantes en el medio, como Bryce Dallas Howard y Gugu Mbatha-Raw.

3 You’re The Worst FX, tercera temporada

Imagen relacionada

Después de haber tenido una de las mejores temporadas del 2015, You’e The Worst tenía demasiadas expectativas que cumplir. esta vez, a pesar de no haber alcanzado el mismo puesto que el año pasado, contó con uno de los arcos argumentales más interesantes y profundos sobre el Transtorno por estrés postraumático, los efectos que tiene en las personas que les aflige y las consecuencias que viven los que lo rodean.

A mí parecer, este show sigue siendo la serie que trata con más profundidad y seriedad las relaciones amorosas y a los integrantes de las mismas. Un verdadero ejemplo de lo que debe ser el humor negro.

2 Bojack Horseman Netflix, tercera temporada.

Resultado de imagen para bojack horseman season 2

Quien diga que los dibujos animados no deberían de tomarse en serio debería de ver inmediatamente Bojack Horseman. Esta serie no solo enfocó su tercera temporada en tratar de entender a sus (de por si) complicados protagonistas, sino que también entró en el debate del aborto y la otredad sin problema alguno.

Para ser una serie protagonizada por un caballo con problemas de alcoholismo y depresión, Bojack Horseman es uno de los programas más sinceros y sencillos que podrás encontrar en la televisión actual.

1 Crazy Ex-Girlfriend The CW, segunda temporada

Imagen relacionada

Con tan sólo 6 capítulos de la segunda temporada, Crazy Ex-Girlfriend logró encabezar esta lista sin problema alguno. No es solo porque cuenta con uno de los personajes más interesantes de la televisión actual, y antiheroina autoproclamada, Rebecca Bunch, sino que también es una de las series más ingeniosas de la televisión actual.

Acompañada de una lista impresionantes de musicales y un cast muy fuerte, la segunda temporada de Crazy Ex-Girlfriend continua modificando los estereotipos de la mujer loca y el hombre superficial, mientras desarrolla una de las más grandes historias de amor: el de dos mejores amigas que se pierden en el camino.

 

Y ahí lo tienen, este es el listado de series del 2016 que, en mi opinión, tuvieron motivos suficientes para sobresalir de entre el mar de programas que se estrenan cada año, ¿ya viste alguna? ¿qué te pareció?